Sucesos La Policía investiga si tiraron al mar al hombre rescatado de madrugada en Cádiz

La esquina

José Aguilar

jaguilar@grupojoly.com

Juanma pierde sin necesidad

Juanma ha querido marcar territorio y desligarse del Casado más derechista, ha perdido y lo ha hecho público

Contratiempos para los dos líderes principales de la política andaluza. El de Susana Díaz (la destitución de la delegada del Gobierno) marca el final definitivo de la tregua entre ella y Pedro Sánchez: no quiso dar un paso al lado y ahora se ejecutará su relevo a manos sanchistas. El de Juanma Moreno (derrota estrepitosa en el congreso del PP de Sevilla) lo ha sufrido el presidente de la Junta sin necesidad.

Sin necesidad de que todo el mundo se entere y que su fracaso sea más ostensible, quiero decir. Fue Juanma quien buscó expresamente a un candidato a presidente provincial para enfrentarlo a la del aparato de Génova, quien dio plantón al simpar secretario general Teodoro en la clausura del congreso y quien explicitó los motivos de su disgusto: las estructuras territoriales del PP no deben ser un mero atrezo, hay que contar con ellas, reclamó.

No había ninguna necesidad de vocear el pulso de poder que se ha producido en Sevilla entre Pablo Casado y Juanma Moreno. El resultado estaba cantado de antemano. No hay más que recordar que Moreno vino como candidato a la Junta por el dedo de Rajoy, que se impuso por decreto a los designios de las "estructuras territoriales" del PP andaluz de entonces. Juanma no objetó ese día el dedazo marianista. Nunca se objeta ese proceder en el Partido Popular.

Porque de eso -de la lucha por el poder orgánico- se trata, y casi sólo de eso. Nadie es capaz de encontrar diferencias ideológicas, políticas o estratégicas entre Virginia Pérez y Juan Ávila (el apadrinado por Juanma). La disputa es meramente clientelar. Quien controle el PP sevillano, y el andaluz, será quien coloque candidatos en las listas electorales, alcaldes y concejales y otros puestos posibles. Botín para Casado o Botín para Moreno. Así de minúsculos son los debates internos en los partidos.

Bien es verdad, no obstante, que Juanma se jugaba mucho más en el envite. Quería marcar territorio, ganar autonomía y desafiar la deriva del PP de Casado en Murcia y Madrid, donde se ha comprometido en la práctica a desguazar a Ciudadanos por el procedimiento del goteo con agonía y a uncir su destino a la ultraderecha de Vox. Justamente lo que disgusta al presidente de la Junta, que trata de esquivar aquí la trampa que se ha puesto sí mismo Casado, huyendo del centro político como socio destruido hasta para quedarse al final en minoría frente al PSOE y sus variopintos aliados. Juanma va en el camino correcto, pero ha perdido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios