Editorial

La Infanta sin imputación

LA Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares ha decidido suspender la imputación de la infanta Cristina de Borbón y Grecia en el caso Nóos de corrupción política presuntamente protagonizado por su esposo, Iñaki Urdangarín. La imputación de la menor de las hijas del Rey había sido dictada por el juez instructor del caso, José Castro, que había aplazado su comparecencia precisamente a la espera de que la Audiencia estudiase el recurso de apelación planteado por la defensa de doña Cristina y también respaldado por el fiscal -que por vez primera discrepó del juez- y por la Abogacía del Estado. El auto de la Sección Segunda de la Audiencia, acordado por dos de sus tres magistrados y con el voto particular en contra del tercero, subraya que no se han encontrado "indicios vehementes" de que Cristina de Borbón "conociera, concertase ni participase activa u omisivamente en el presunto plan criminal urdido por su marido y por su socio, Diego Torres". En consecuencia, señala el auto, su condición de vocal del Instituto Nóos, utilizado por su marido, supuestamente, para enriquecerse logrando contratos irregulares de administraciones públicas baleares y valencianas, o su fotografía en un folleto ilustrativo de este organismo no merecen "reproche penal", puesto que no son indicativas de su colaboración voluntaria con la trama de fraude a la Administración. Es de destacar, no obstante, que la Audiencia ha estimado sólo en parte el recurso de apelación y que la suspensión de la imputación de la Infanta es provisional, quedando pendiente de las aclaraciones que el juez Castro debe solicitar a la Agencia Tributaria ante las dudas e incertidumbres de su informe. Por lo tanto, a Cristina de Borbón le ha sido levantada la imputación por ahora, lo que en todo caso ha sido recibido con alegría por la Casa Real y con respeto generalizado, aunque con excepciones, por los grupos parlamentarios españoles. Una vez más hemos de resaltar el normal desarrollo y funcionamiento de la Justicia como poder independiente del Estado. El juez José Castro ha podido impulsar las diligencias del grave escándalo que le ha tocado hasta el punto en que ha creído necesario y conveniente, sin que importase ni la presión mediática ni la singular condición de las personas investigadas. Con la misma normalidad ha decidido la Audiencia qué hacer con el recurso planteado, y así ha de ser en los futuros pasos del proceso. La Audiencia, por último, ha instado al juez a exigir al ex socio de Urdangarín la entrega de todos los correos electrónicos que ha venido suministrando a su conveniencia de inculpado. Eso acabará con una situación perversa que estaba ensuciando el caso Nóos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios