Calle Ancha

José Ramón Del Río

Horarios de salida

AALGÚN amigo carnavalero se me quejaba de la reaparición Doña Cuaresma en el Diario, con sus críticas al Carnaval y me preguntaba que para cuando Don Carnal, entablaría con ella un combate dialéctico y ser así la voz crítica de los cofrades. No le parecían suficientes las muchas que ya recibe de los autores de carnaval. Aunque la polémica no pase a mayores, porque es sabido que en Cádiz, cuando llega la primavera, muchos carnavaleros se transforman en cargadores, capataces o en hermanos mayores de Cofradías. Pero para dar satisfacción a mi amigo, me voy a prestar a hacer de Don Carnal, examinando decisiones cofrades, difíciles de entender.

Las cofradías de la Buena Muerte y del Perdón, han convocado cabildos en los que uno de los puntos del orden del día es la aprobación de la hora de salida, para incluirla en sus reglamentos de régimen interior. El Consejo de Cofradías ha manifestado que esta precisión no les corresponde a ellas, sino al propio Consejo, como organismo que las representa a todas. Creo que el Consejo tiene razón ya que varios artículos de las Normas Diocesanas y del Estatuto Base, establecen con toda claridad, que la elaboración y proposición de horarios e itinerarios, es competencia del Consejo Local y que los estatutos y reglamentos no concretaran fechas de cultos, internos y externos, ni horarios de salida. Su competencia solo la ejerce en caso de conflicto.

Las propuestas de ambos cabildos tienen solución. En el caso del Perdón, el Consejo no le obligará adelantar su salida tradicional de las 3 h. solo para evitar cortes, en la madrugada, si es lo que temen. Su salida a esa incómoda hora, desde hace más de 70 años, merece un respeto que, sin duda, tendrá del Consejo. En el de la Buena Muerte, se pretende fijar una hora de salida "no antes de las 21:45 horas" pero no solo para garantizar la oscuridad, al comienzo de la procesión, sino para realizar un acto de culto interno, de gran tradición y piedad, como es la adoración de la Cruz, con los correspondientes turnos de vela. Es la única ocasión del año en la que el Cristo está en besapié y como los oficios del Viernes Santo, han de celebrarse, se necesita un tiempo indispensable para organizar la procesión. Así que reconozco que he fracasado en el papel de "Don Carnal", porque resulta que en esta ocasión no hay nada que criticar. Habrá otras ocasiones.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios