En el año 2000, durante la crisis de las vacas locas, la gente dejó de comer ternera y empezó a comer pollo. No se murió nadie en España por este motivo hasta 2005, cuando la gente dejó de comer pollo y volvió a comer ternera por la crisis de la gripe aviar. Fue duro también para los loros. Los llevaban a los veterinarios para que los sacrificaran. En 2009 la gripe A, o gripe porcina, redujo los estofados de carne de cerdo, aunque no se dejó de comer jamón. Se dejó de comer jamón al año siguiente cuando la crisis que se montaron los americanos con las hipotecas subprime hicieron que en todo el mundo nos comiéramos nuestras hipotecas. Esa crisis sí que se llevó por delante a gente. Ahora un bulo ha disparado el consumo de ajos, quizá porque el reservorio del coronavirus es el murciélago y de ahí asociamos al murciélago con el vampiro y del vampiro a Drácula y al ajo. El humano es un personaje muy divertido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios