YA podían los grillos haber alquilado el Palacio de Congresos para la convención que han celebrado en Cádiz este mes. Y no que la han hecho en plena calle y, en connivencia con el levante, han terminado de volver loco a medio Cádiz. A algunos les ha gustado la ciudad y se han quedado varias noches más, aunque la mayoría se ha trasladado a Ferraz, a la sede de un partido que se ha convertido esta semana en una auténtica jaula de grillos. Mucho cri cri pero nadie entiende a nadie, un galimatías en toda regla con golpe de mano incluido de dudosa validez democrática. En Cádiz tampoco se les ha entendido bien. Para mí que han actuado a modo de conciencia, como un Pepito Grillo más, y su grillar estaba lleno de sugerencias positivas: carril bici ya (cri cri), plenos municipales más cortos (cri cri cri), abrir el muelle a la ciudad (cri), menos peleas políticas (cri cri). Pero han terminado pisoteados, como casi todos los que dan buenas ideas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios