El Palillero

José Joaquín / león

La Gran Regata

AL Ayuntamiento del cambio de Cádiz, en el lote de la herencia, no sólo le tocaron trampas, también una Gran Regata. Se celebrará pronto, del 28 al 31 de julio. Es oportuno recordar que los ayuntamientos democráticos se han visto premiados con al menos una gran regata, desde que Carlos Díaz consiguió la primera en 1992, cuando se cumplía el Quinto Centenario del viaje de Colón. Sabemos que a los actuales gobernantes no les gusta Colón ni el descubrimiento de América, pues son indios de espíritu y tienen tendencia a demostrarlo. Pero en 1992 resultó que fue un pelotazo y todo el mundo en Cádiz quedó encantado, y se publicó un libro con unas fotos preciosas de Kiki, y la hostelería se forró, y no recuerdo que a nadie se le atragantara una tortilla, menos mal.

Tanto gustaba en Cádiz una Gran Regata que cuando ella llegó a la Alcaldía tomó nota. Y así Teófila no sólo organizó una, como Carlos Díaz, sino tres: en 2000, 2006 y 2012. La buena gente con buena memoria lo recordará. A la de 2006 los organizadores la distinguieron como el mejor puerto de la regata de entonces. Y la de 2012 coincidió con el Bicentenario, por lo que tuvo participación en la gestión del evento la delegación que entonces presidía Juancho Ortiz, eso del Cádiz 2012 que ahora han dejado los nuevos en stand by, sin enterarse de que siempre tenemos algún centenario, bicentenario o tricentenario a mano.

Esta Gran Regata del 2016 es una herencia de la que tuvimos en el 2012. La última vez salió razonablemente bien. Se decía que aquí el público disfrutaba siempre con los barcos, y que por unos días el puerto se integraba en la ciudad y la ciudad en el puerto; y había conciertos, caballos de Jerez y tantas distracciones. Por consiguiente, prendió la idea de organizar otra. Cádiz era la ciudad de las grandes regatas. Entonces no era el faro del sur, pero sí que las atraía con su luz maravillosa e incomparable. Así Cádiz fue distinguida con la de 2016, que ahí quedó y se la encontraron.

Faltan menos de cuatro meses. El Ayuntamiento del cambio ya ha realizado algunas gestiones y reuniones. Casi todo está por concretar. En la última reunión se dijo que la Gran Regata no debería perturbar "la actividad normal" del puerto. Cuando todo el mundo sabe que la actividad es como es, excepto que un día vengan cinco cruceros. Mejor actividad que una Gran Regata es difícil que tengan en el puerto durante cuatro días de verano. Desde la recepción del buque escuela Elcano, el alcalde sabe que en Cádiz gusta mucho un velero. Por ello, conviene tomarlo en serio, no sea que al final nos encontremos con una Pequeña Regata.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios