desde preferencia

José Joaquín León

Goleada que da que pensar

AL Cádiz le hacía falta ganar un partido por goleada, aunque fuera lejos de Carranza, en Lorca por ejemplo. Y marcar dos goles de jugada, aunque los consiguieran después de uno de penalti y otro de falta. Este 0-4 rotundo permite al equipo de Jose González recuperar la cuarta plaza, empatado con el Melilla, que ganó en Carranza. Todavía queda lo suficiente para clasificarse entre los cuatro primeros, o para no clasificarse. Depende de cómo se oriente el asunto. Ya se ha visto que cuando el Cádiz aprieta y le salen las cosas, está entre los mejores del grupo IV; y cuando le da la caraja, resulta que no. Que no es tanto un problema de poder, como de querer. Por eso, esta goleada da que pensar.

Dicen los tópicos de esta temporada que el Cádiz juega mejor fuera de Carranza. La realidad es que fuera también ha tenido pinchazos inadmisibles, como el de Écija cuando ganaba 0-2. Pero es cierto que en Carranza se han visto cosas muy raras en este equipo. Ese mismo Lorca que ayer fue goleado pareció otra cosa en la primera vuelta en casa, cuando puso a Vidakovic en situación de finiquito.

No creo que esta plantilla, en la que hay varios jugadores mayores de 30 años y con experiencia en categorías superiores, se influencie tanto por el ambiente. Es cierto que en Carranza hay un sector de la afición más preocupado de Antonio Muñoz y la venta de las acciones que del fútbol; que hay gente cantando "Muñoz vete ya" con 0-0 en el marcador, y cosas así que ahora sólo sirven para fastidiar, pues el momento no sería ya hasta final de temporada. ¿Quién va a comprar un club en la jornada 35? Hemos llegado a una situación disparatada. El equipo no corre, pierde y desanima a la afición con su mal juego, pero tampoco parece que los jugadores se animen, cuando el público hace el esfuerzo y los anima. Así se han perdido muchos puntos esta temporada.

Una solución positiva para jugadores y aficionados sería jugar todos los partidos fuera de casa. El problema es que no dejan. La afición se ahorraría los sofocones de partidos muy malos y el Cádiz ganaría más puntos. Enrique, por ejemplo, marca más goles fuera, quizá porque se meten menos con él que en Carranza. Serrano, al que insultaron al final del último partido, marcó ayer un gol de falta directa. También logró Velasco el gol que cerraba la cuenta. Por el contrario, no marcó ayer Pachón, que raras veces lo hace cuando juega de titular; pero estaba ahí, de titular, porque marcó el domingo anterior cuando entró de suplente. Estos jugadores tienen unas tardes mejores y otras peores.

Con este 0-4 la cosa vuelve a animarse. Pero si no le ganan el próximo domingo al Caravaca, el público volverá a desanimarse, con razón. Es lo fastidioso del fútbol, que la visión del mundo cambia según el resultado del último domingo. En Lorca se dio ayer un buen paso adelante, no sólo por la goleada, sino sobre todo porque el Cádiz se reintegra a los puestos de fase de ascenso y se coloca a uno solo del peligroso San Roque de Lepe, que le ganó los dos partidos.

Estos vaivenes de resultados llevan a pensar que el Cádiz de esta temporada tiene un problema psicológico. Sin contar que para ser del Cádiz ya hay que estar loco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios