Gibraltar

Castiella intentó la creación de una nueva provincia española, llamada Gibraltar. Fernando Portillo se opuso

S i el Tratado de Utrecht de 1713, por el que se cedía el Peñón de Gibraltar a Gran Bretaña, se hubiere firmado después y no antes de la división administrativa de España que realizó Javier de Burgos en 1833, Gibraltar hubiere sido parte de la provincia de Cádiz. Por ello, cuando el gobierno de Franco y su ministro Castiella intentó la creación de una nueva provincia española, llamada Gibraltar, que comprendía pueblos importantes del Campo de Gibraltar, pero no por supuesto el Peñón ni los terrenos del aeropuerto, Fernando Portillo, a la sazón presidente de la Diputación Provincial de Cádiz, se opuso con todas sus fuerzas y el ministro Castiella desistió de su idea. Esto lo cuento para dejar establecido que si hay una provincia y una Autonomía a la que le puede interesar Gibraltar y sus gentes, esta es Cádiz y Andalucía.

En los años siguientes a la guerra civil, para los gaditanos y en especial para los niños, tenía imagen de paraíso. Recuerdo, que cuando terminaba el verano en los primeros días otoñales, las familias que podían organizaban visitas a Gibraltar. Pese a que la distancia es corta desde Cádiz, la excursión solía comprender pasar una noche en Algeciras. Los que podían, en el Hotel Reina Cristina y otros en alojamientos de menos estrellas. No era un despilfarro, porque como los gaditanos no necesitan por su clima y playas, veranear, estos viajes eran el sustitutivo de un veraneo más costoso. Los de mi edad, sin duda recordaran que aquí, la calidad de los chocolates y otras golosinas, como consecuencia de la falta de azúcar por la guerra civil, era más que deficiente. Sin embargo las de Gibraltar eran, como dije antes, propias del paraíso. Y no solo se contentaba al público infantil, sino que los mayores compraban cigarrillos Craven A, o tabaco de pipa y whisky y ginebra, que aquí no se encontraban más que en las estraperlistas, con su recargo de precio.

Desde las 12 de la noche, Gran Bretaña y Gibraltar ya no forman parte de la Unión Europea. De nada han servido los intentos y lamentos para que esto no ocurriera. Entre ellos, la iniciativa del Grupo Joly de denominar al periódico, que se iba a editar en el Campo de Gibraltar "Europa Sur". Ahora, cuando la cuestión no está en las golosinas, tabaco y bebidas, sino en los vecinos que trabajan en Gibraltar (9.700 españoles) y que recelan de su suerte, es el momento de preocuparse de ellos. La Junta de Andalucía ha aprobado un programa andaluz que contiene 112 medidas al que, para bien de todos, hay que desearle que sea un completo éxito.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios