GAD3 Setenil

Lo vengo escribiendo y diciendo desde hace muchos años, la Sierra de Cádiz es un paraíso por conocer y descubrir

Una coincidencia, no cabe duda. Nos dicen que Setenil de las Bodegas está llamada a liderar la oferta turística de la Sierra de Cádiz y que ya se sabe el conjunto de coaliciones posibles y los datos que arrojarán las próximas elecciones. ¿Para dónde tiro, para Setenil o para GAD3? Ni lo dudo, para los valores estables e indudables, esto es, Setenil. Antes quiero desayunar en Arcos o en El Bosque y subir a Ubrique a pasear por la Guindaleta y los Callejones. Luego pasar por Benaocaz y llegarme a Villaluenga del Rosario para almorzar en La Posada. El café, en Grazalema, cerca de la plaza. Y desde allí, despacio y con cuidado, pasar por El Gastor, Torre Alháquime y hacer noche en Setenil de las Bodegas, para desayunar y comprar el maravilloso aceite de El Agro. Me queda para lo sucesivo la ruta a Olvera y Zahara de la Sierra, con parada en Algodonales. Es la otra ruta, desde Arcos, que es la puerta de oro de la Sierra. ¿Setenil se ciñe la corona? Perfecto.

Lo vengo escribiendo y diciendo desde hace muchos años, la Sierra de Cádiz es un Paraíso por conocer y descubrir. Como tantas cosas, habrá que invertir y favorecer a los emprendedores y, sobre todo, a los vecinos que luchan cada día por tener en el mástil la bandera. No es nada fácil, el hospital está en Villamartín, o Ronda, y la población suma trienios de pastoreo, jornales por los olivos y calor y frío. Todo es poco pero bueno, Setenil como reclamo, no está nada mal, absolutamente nada mal. Sobre todo porque caminar las calles bajo un techo de montaña no es cosa común. Y comprobar que amar a un pueblo es estar en todos los detalles, es una bendición.

Ocurre en estos pueblos, en la gran mayoría por no decir todos. El blanco de las fachadas, los modestos parterres que cuidan los vecinos rebosantes de flores, las calles pulcras. ¡Lo modesto refulge! Antes esta realidad, GAD3 no deja de ser una especie de Tetris, un juego de encaje de piezas cada vez más difícil. Es como si llegase un día en que, como ya conocen las intenciones de los millones y millones de votantes, nos dijera: no hace falta, ya lo decimos nosotros, les ahorramos el trabajo de votar y al contribuyente lo que cuesta un domingo electoral. Más o menos. Falta poco para llegar a esto. Por eso se conforman en desanimar: no votes a estos porque saldrán los otros. Anda, ¿y eso? Es que el sistema electoral tal y cual. Entonces la gente, pues no sé. Yo voto por Setenil de las Bodegas. Convencido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios