Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Flequi, amigo y maestro

En el periodismo tengo varios maestros, pocos a los que pueda considerar a la vez amigos. Pepe era uno de ellos

No me acostumbro a la rutina de los tanatorios. Me pasó con José Pedro Pérez Llorca como ahora con Pepe Oneto, orgullosos de su nacimiento llevaron a Cádiz y La Isla con orgullo. Con ambos compartimos noches inolvidables en el Museo del Prado, acompañados por otros periodistas y amigos gaditanos, de manera especial Hernán Cortés que nos ayudaba a comprender cuadros y exposiciones con sus atinados comentarios, para quienes Pérez Llorca tenía la generosidad de abrir el museo fuera de su horario. Noches mágicas de las que este mismo periódico se hizo eco frente al cuadro "Defensa de Cádiz frente a los ingleses" de Zurbarán. Pepe Oneto debería haber nacido hace más de 250 años, cuando se creó San Fernando: estaba muy orgulloso de haber nacido en La Isla y orgulloso de ser gaditano. Como su amigo Enrique Montiel, no observaba diferencia entre nacer en un sitio y sentirse de ambos. El periodista era en Madrid el gaditano Pepe Oneto porque a pesar de llevar 50 años en la capital siempre alardeó de su nacimiento. Tampoco me acostumbro a los obituarios, quizá alguna brizna de sangre gitana, se está convirtiendo en una costumbre escribir de amigos muertos, del hueco del recuerdo que retendré de ellos. He contado alguna vez que no creo en la otra vida por lo que procuro expresarle a mis amigos el cariño que les profeso en vida. No creo que Pepe Oneto vaya a leer esto, no creo en eso de "allá donde estés" ni otros tópicos por el estilo. Creo que el cielo consiste en el recuerdo de los seres queridos , Pepe los tenía, muchos y de muy alto nivel. Era un amigo leal que siempre estaba dispuesto a hacer un favor del tipo que sea, hasta una gestión con Enrique Cerezo para unas entradas de la final de Champions. Para mí fue maestro y amigo. En el periodismo tengo varios maestros, pocos a los que pueda considerar a la vez amigos. Pepe era uno de ellos. Y como no sería yo si no contase lo que vi el miércoles en San Fernando, aparte de la gran cantidad de paisanos que fueron a su funeral, hay que recordar la cantidad de amigos y compañeros llegados de Madrid para expresar su dolor, gente de ideas tan diversas como Antonio Casado, Pablo Sebastián, Miguel Ángel Aguilar, Paco Giménez Alemán o Chencho Arias, amigos de sus etapas en el diario Madrid, en Cambio 16, en Tiempo y en Antena 3. Es preciso recordar las sonoras ausencias: nadie del Gobierno de España, ni de la Junta de Andalucía, ni de la Diputación Provincial, ni del Ayuntamiento de Cádiz ni de las organizaciones de periodistas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios