Tiempo añadido

David / Almorza

Fernando Carvallo

CARVALLO fue jugador del Cádiz y desde entonces Carvallo es del Cádiz, ya que guarda un entrañable recuerdo de su paso por el club y del cariño de la afición. Formó parte de la plantilla que consiguió el primer ascenso a Primera División. Jugaba en el centro del campo y, con una técnica impecable, se dedicó además a poner balones en la cabeza de Baena hasta hacerlo Pichichi de la Segunda División. Esta combinación se repitió en el primer partido de Liga que disputaba el Real Madrid en Carranza, con el resultado final de Carvallo-Baena 1- Real Madrid 0. Al terminar su contrato con el Cádiz regresó a su Chile natal para continuar jugando en la Unión Española en Primera División. De ahí pasó a formar parte del cuerpo técnico de la Universidad Católica de Chile, su equipo de toda la vida y al que ha estado vinculado durante más de veinte años en distintas etapas. Como entrenador ganó el campeonato de Liga con la Universidad Católica, y como miembro del equipo técnico llegó a la final de la Copa de Libertadores. En Chile también entrenó al Unión Española y al Palestino, y formó parte del equipo técnico de la selección nacional. Tuve que viajar a Chile hace poco y me reuní con Carvallo, un magnífico anfitrión, y hablamos del Cádiz, de fútbol, de Cádiz y siempre del Cádiz. Un profesional respetado y muy querido en Chile. El Cádiz no podía tener mejor embajador en ese país. En Cádiz tuvimos un Mago, pero Carvallo fue, dejando al margen las connotaciones políticas de la palabra, un Rey del balón al que gobernaba a la perfección. Si hubieran coincidido, esa combinación Rey-Mago seguro que nos hubiera traído un regalo de Champion. Carvallo: un trozo importante de la historia del Cádiz.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios