CUANDO hace una semana nos estábamos planteando la Feria, no dábamos ni un duro por ella. La crisis, la huelga de autobuses y los pronósticos de lluvia hacían presagiar una Feria un tanto lamentable y desoladora. Pues nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que la crisis y la huelga de autobuses se han dejado notar en la Feria, ha sido la lluvia la que más ha empañado el buen funcionamiento de la misma.

El hecho de que se haya celebrado a primero de mes hace que a la gente le haya cogido con dinero y ya cada cual se administra como puede. No se trata de ir todos los días, sino de ir los días que se pueda y que se quiera. Aquí la 'ruina' es ir con los niños, sobre todo si se tienen varios. Pero hasta para eso pudimos disfrutar los padres del día de los niños, el jueves, valiendo los cacharritos la mitad, de manera que por el precio de uno se podían montar en dos.

Cuando veía esa cantidad de gente, sobre todo el domingo después de la que cayó el sábado, con esas ganas de Feria, pensé: "Esto es hasta humano". Estamos tan cansados de malas noticias, siempre lo mismo: crisis, recortes, paro… que cuando tenemos unos días de fiesta, además nuestra Feria, estamos deseando desconectar de lo rutinario y meternos de lleno en esa ciudad de luces, música y jaleo. Todo el mundo teme que se acabe porque ahora volvemos a la realidad, a los problemas de todos los días, a escuchar lo mismo de siempre y a esperar otros 365 días para vivir de nuevo estos días con intensidad y sobre todo, con alegría, algo tan característico de nuestra Feria.

Así que ya saben, hay un año para hacerse el cuerpo para recibir en 2013 a los riojanos y disfrutar de su gastronomía, de sus magníficos vinos. Gracias por leerme.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios