La inscripción para el Concurso del Falla ha pegado un subidón inédito en los últimos años. 175 grupos pasarán por el escenario del teatro gaditano durante ese mes largo que dura un certamen que cada vez interesa más fuera de nuestras fronteras. Sigo pensando que por mucha libertad que se le presuma a nuestra fiesta permitir que cualquier pandilla de chavales (ya sea de La Viña o de Lavapiés) se suba a ofrecer su repertorio sin una criba es una temeridad, pero de momento nadie ha tenido arrestos para imponer un cambio de modelo. Así que prepárense porque en poco más de dos meses estaremos con el tataratachán tataratachero. Lo peor es que ahora, en este país tan políticamente correcto, el humor cada vez está más acorralado. El pasado concurso hubo hasta denuncias a agrupaciones por sus repertorios. Y este imagino -y espero- que ocurra otro tanto. Que Don Carnal vaya afinando su pito de caña.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios