El Palillero

José Joaquín / león

Facultad de Medicina

NO es una facultad más. Para la Universidad de Cádiz, Medicina es la joya de la corona. Hasta tal punto que la Facultad de Medicina es anterior (y mucho más importante, históricamente) que la propia Universidad. El Real Colegio de Cirugía de Cádiz tiene sus orígenes en 1748, por lo que ha cumplido más de un bicentenario y medio de trayectoria. Se suele destacar y elogiar que fue la primera de Europa en aglutinar la Medicina y la Cirugía en el mismo centro. Pero, además, su importancia universitaria es evidente. En tiempos anteriores a la UCA, cuando casi todos los universitarios gaditanos estudiaban en otras ciudades, Medicina acogía a profesionales de elite y a estudiantes que venían a formarse en una de las facultades más prestigiosas y reconocidas de España.

Teniendo en cuenta su importancia cualitativa, Medicina siempre se ha merecido un estatus especial dentro de la Universidad de Cádiz. Por eso, cuando el rector, Eduardo González Mazo, ha confirmado recientemente que no será construido un nuevo edificio en los terrenos de Loreto, hay que situarlo en sus justos términos y vincularlo a la realidad que lo determina. Por supuesto, ese edificio sólo tenía sentido vinculado al nuevo hospital del SAS en Puntales. Pero, como no se aprecia indicio alguno de que ese centro sanitario se inaugure en la próxima década, como la Junta ha congelado el proyecto por la cara, lo más razonable es no permitir que la actual facultad se caiga a pedazos, ni llevársela a otro lugar porque sí.

Ya está bien de traslados universitarios desde el centro de Cádiz, cuando existe espacio de sobra y edificios suficientes para hacer lo contrario: ampliar el campus en el casco antiguo de la ciudad. Por centrarnos en Medicina, nos referimos a un edificio histórico, situado en la plaza de Fragela, a la que ha dado ambiente y carácter. Desarraigarlo, por las buenas, no tiene sentido. La decisión que ha adoptado la UCA, con el apoyo del rector, Eduardo González Mazo, y el decano, Antonio Lorenzo, es la más sensata. Si la Junta no construye el nuevo hospital, es de sentido común que no se inviertan 35 millones de euros en el espacio reservado de los antiguos Depósitos de Tabacos. Sería una facultad fantasmagórica.

La anunciada rehabilitación del edificio de Fragela debería servir para que Medicina sea potenciada en sus actividades científicas y didácticas, para que siga siendo un referente, y que haga honor a su historia. Aunque también se queda para la historia el timo que nos vendieron con el gran hospital de Puntales y su facultad anexa.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios