LÍNEA DE FONDO

Diego / Marchán / Dmarchan@grupojoly.com

Fábrica de emigrantes

Las críticas de Mourinho a Toril son más bien un ataque a la inexistente filosofía de cantera del club blanco

COMO le pasa casi siempre, a Mourinho le ha perdido la boca en el tema de la cantera. El enanito gruñón que tiene dentro el entrenador del Real Madrid y que asoma cuando se pone ante los micrófonos, con sus malas formas, inquinas personales y acusaciones han acabado difuminando un mensaje más razonable de lo que pueda parecer. Porque lo de Mourinho no es una cruzada contra Toril, más allá de los roces que pueda haber entre ambos entrenadores; es más bien la crítica a un modelo que sin duda no ha dado todos los frutos que debería dar, con y sin Mou a los mandos.

Tal y como pregonó el técnico portugués lista en mano, solo Raúl, Casillas o repescados como Arbeloa han tenido continuidad en el primer equipo blanco en la última década. La gran pregunta, como él mismo diría es, ¿purr qué? Aquí ni Unicef ni la UEFA tienen nada que ver. Es más un asunto de exigencia, de tomar el camino fácil, el rápido, también el caro. Y ese tipo de órdenes no vienen del banquillo, sino de más arriba: la obligación impuesta de ganarlo todo no suele ser compatible con el mimo a una cantera que necesita entrenarse con munición real, y no solo con las balas de fogueo de trofeos de verano y copas del Rey, para demostrar si vale o no vale para el primer equipo. Si por parte del club no hay órdenes para que se cuide, ningún entrenador se va a jugar el puesto dando paciencia y minutos a los chavales.

Otra cosa es el tema de la edad. Ahí también le tengo que llevar la razón a Mou: no es lógico que haya jugadores con 24 y 25 años en un filial ni que se corte el camino a proyectos de crack con 16 o 17 añospor la dichosa historia de "respetar los ciclos". Aquí nos pasó con Suso, que con 15 años no valía ni para el juvenil y ahora con 18 es titular en el Liverpool. En el Madrid, más de cartera que de cantera, dar el salto es casi un imposible y más si se hace tarde y mal. Codina, Soldado, Sarabia... la lista es larga. Y es que los canteranos blancos siempre tendrán un hueco en el primer equipo... al menos en el del Getafe.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios