La Policía Autonómica ha dado el cerrojazo a varias sedes de la Organización Impulsora de Discapacitados (OID). Han sido muchas las operaciones policiales contra el juego ilegal que han dado finalmente al traste con esta organización en Cádiz. Al final, según la Junta de Andalucía, en su seno ni había discapacitados ni se impulsaba a nadie. Era un lucro privado, para muchos escudado tras unas papeletas que no hacían otra cosa que ensombrecer el buen nombre de una organización como la ONCE que sí tiene tras de sí el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas ciegas, o con resto visual y personas con discapacidad. Y eso sin hablar de la Fundación ONCE, dedicada de lleno a programas de integración laboral, formación y empleo para personas con discapacidad. Era una película en la que los buenos tenían que ganar sí o sí, gracias, en buena parte, a una Policía Autonómica falta de mimo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios