Calle Real

enrique Montiel

Esteros y salinas

El apellido de San Fernando es Esteros y Salinas. Indisoluble. Como Ortega y Gasset. Lo pensaba la otra tarde viendo la presentación de la II Feria de los Esteros que impulsa Asihtur, la asociación presidida por Lolo Picardo y que no se resigna, no se deja vencer por las dificultades, saca fuerzas de donde las haya para reivindicar una ciudad con futuro.

Estos actos se desarrollan en medio de una liturgia previsible: palabras amables que pueden llegar a ser sinceras, buen clima, un cartel bonito, discursos institucionales… Y luego una copa con algo. En esta ocasión -mayor coherencia imposible- el algo fueron cartuchos de camarones y bocas de La Isla. Con una buena manzanilla de Sanlúcar, incluso muy buena.

Todo habría sido una buena tarde, encuentro con amigos, la manzanilla fría, los camarones… si antes Lolo Picardo y Juan Manuel García de Lomas (en un vídeo de mucho interés) no hubieran puesto sobre el tapete un hecho que ellos tenían por indefectible: Poner a producir a los esteros y salinas de la ciudad daría trabajo a mil personas, incrementaría la economía de San Fernando y pondría el prestigio antiguo de La Isla en su sitio. Se dijo como en un escenario conocido, digo que no sonó a milonga ni a hecho milagroso. O sea, fue como decirnos: sabéis muy bien que si eso ocurriera -que es perfectamente posible- La Isla estaría en otra dimensión que traería en cascada efectos muy positivos relacionados con el turismo, la restauración y la hostelería, el prestigio de San Fernando, una ciudad sobre la que se está trazando un eje cultural importante.

Me puse a pensar si la alcaldesa había encargado ya o encargaría a los técnicos el mapa de las salinas y esteros isleños, cuáles eran de concesión, cuáles de propiedad. Y el esquema histórico de producción, inversiones, empleos, beneficios. Sobre todo porque la ciudad descrita por Lolo Picardo sólo se podría realizar y conseguir desde un estudio serio de impacto en el que se evalúen las necesidades objetivas. Digo inversiones, ayudas, líneas de comercialización o las severas actuaciones que se estimen oportunas y necesarias para llegar al objetivo deseado y exigible.

Digo más: ¿Qué porcentaje del territorio natural de esteros y salinas está en producción efectiva? Me hablaron de sólo el 20%. Así es imposible. Mucho más cuando, como en el caso del llamado triángulo de Cupimar, los esteros se cegaron y ahora hay pisos y más pisos. Que es negocio de una vez, pero gran negocio. La sostenibilidad de una economía de esteros es duradera y el verdadero negocio es el negocio que no es de una vez (decía siempre mi admirado Manuel Olivencia).

La próxima semana Asihtur pondrá en pie su Feria de los Esteros, y lo hará bien. Ojalá sea un aldabonazo a una reflexión seria sobre lo que le conviene a San Fernando: un parque natural atractivo y productivo, que cree empleo y nos devuelva el prestigio de lo más nuestro, y único.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios