CADA uno cuenta la feria según le va. Es la voz popular, como la de la escalera machadiana que cantó Serrat, y Camarón. O sea, si un diario hace pública una encuesta que perjudica a unos partidos y beneficia a otros (entiéndaseme bien: da buenos resultados a unos y malos a otros), lo primero que los perjudicados esgrimen con la boca chica o directamente al notario es que ese diario es del partido beneficiado, dando a entender que hay diarios de partidos aunque lo cierto y verdad es que los diarios son de sus lectores (y editores, por supuesto), más que nada porque un diario sin lectores es nada. Cero y pérdidas.

Ahora que se están publicando las encuestas encargadas por los diarios, se desliza esta especie de la adscripción partidaria pero ¿y las empresas demoscópicas? Al frente de estas empresas hay estadísticos y otros matemáticos, gente seria que sabe aplicar los criterios que, en ocasiones, "clavan" los pronósticos. ¿Cómo lo hacen? Desde luego no por métodos azarasos sino haciendo la prospectiva sobre elementos cuantificables. ¿Qué mienten los encuestados? Pensemos que no, o sí. Es seguro que también los buenos profesionales discriminan la posibilidad.

De todos modos, ¿a usted, amigo lector, le va a influir el que al partido al que tiene pensado votar le van las cosas muy bien, muy mal, regular o desastroso? Me inclino a pensar que no. Desde luego en mi caso yo tengo mi voto decidido digan las encuestas que publican los diarios lo que digan. El voto va cristalizando mes a mes, año a año. No es la ruleta rusa sobre la sien que piensa. ¿Qué algunos votan así, como de última hora y cualquier papeleta? No lo descarto pero votación tras votación los españoles hemos decidido y lo hemos hecho libremente, de donde ocurrirá que también ahora.

Aparte de esto, cada elector lleva una encuesta encima como cada soldado napoleónico llevaba en su mochila el bastón de mariscal. Yo mismo llevo la mía, por supuesto. Pero no la diré porque todavía recuerdo que se la dije a María de la O Jiménez cuando se enfrentó a Teófila, y se enfadó muchísimo conmigo (acerté el pleno al quince, por cierto). Tengo mi encuesta para Jerez y para San Fernando (parece que lo de Cádiz lo saben todos), pero no la diré, quiero decir "publicaré".

Las encuestas personales son como "pálpitos". El martes, por ejemplo, tenía el "pálpito" de que no ganaría el Barcelona, y así fue: empató. Mas, ¿cómo se explica un "pálpito"? Atribuyen al llanto en el vientre materno ulteriores propiedades adivinatorias, pero no he visto un anuncio pidiendo personas que hayan llorado en los vientres maternos para empresas demoscópicas. Así que lo que yo pido ya, con impaciencia, es ir a votar, que llegue el 22 de mayo...

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios