Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Emsosido engañado

He llegado a ver a una eterna concejala del PP muy bien retribuida llevar escrita la réplica en un pleno, ¡la réplica!

Existe la teoría de que la vida en la Tierra llegó proveniente del espacio. Quienes sostienen tal idea, llamada panspermia, dicen que el azar no ha podido ser el origen de la vida ya que sería lo mismo que lanzar al aire las piezas de un Boeing 747 y esperar que al llegar al suelo estuviera montado el avión. Sea el azar o sea de otros planetas podríamos decir con Los Bichitos de Luz "si vienen de aquel planeta eso no demuestra que son muy listos y saben mucho esos marcianos". Igual la vida extraterrestre no contempla la ortografía o es posible que el azar haya dejado al margen la gramática. Cabe incluso que los sucesivos cambios del sistema educativo español hayan terminado por hacerse un lío. Peor que las pintadas dan dolor a la vista guasap, Tuiter y Facebook sin mayúsculas, sin comillas, sin comas y sin tildes, por no hablar de otras faltas más groseras. Tanto se ha pervertido el sistema que hasta los doctorados se compran. Está muy bien que esos chavales de Puerto Real llamen la atención sobre las pintadas con faltas de ortografía aunque no estaría de más que ampliasen su campo de acción a las redes sociales. Sería menester un seguimiento especial de los políticos que no solo no saben escribir, es que no saben ni leer. A mí me sorprende que la concejala de Cultura de Cádiz no sepa leer pero no es de extrañar: hubo un tiempo que por obra y gracia de Paco Cabaña llevaban la Cultura de la provincia una cajera del Carrefour y una vendedora de verduras , trabajos muy dignos, faltaría más , pero cuando uno escucha a los responsables de la Cultura expresarse con dificultad llega a la conclusión de que lo que ahora funciona mal en España irá a peor en el futuro. Las faltas de ortografía son como el mal olor corporal: hacen que salgamos huyendo. No estaría de más una estricta labor de vigilancia sobre todos los que escriben (escribimos) en la vida pública. Empezaría por prohibir a los políticos que leyesen sus discursos. He llegado a ver a una eterna concejala del PP muy bien retribuida llevar escrita la réplica en un pleno, ¡la réplica! No sabría cómo contestar por lo que prefirió que otro le escribiese unos folios. Pronostico que seguirá en la política dado el escaso nivel del sector. Tuiter y Facebook en lugar de preocuparse por las mentiras o por fotografías indecentes mejor harían en tener algún mecanismo de alerta para errores y erratas . Por no hablar de los grupos de guasap y del afán comunicativo de algunos cuya incontinencia no lleva aparejada precisión.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios