La AZOTEA de

Manolo Fossati / Mfossati@ Diariodecadiz.com

Emociones fuertes

ENTRISTECIDOS, mustios como estamos ante la falta de emociones reales, esas que estallan desde dentro y nos dejan humanos perdidos y sentimentales, esta sociedad parece haber encontrado su médium en una figura irrepetible más allá de nuestras fronteras: un torero. Alucinados y con los ojos como platos, descubres a tu alrededor gente a la que nunca hubieras sospechado veleidades taurinas. Adjetivos como "impresionante" o "magnífico", pero sobre todo "tremendo" (del latín tremere, tener miedo) se oían anoche en las redacciones y los cenáculos de un país que es más que nunca piel de toro. Tener miedo, hablar de morir o matar como ya no se habla en ningún sitio, asistir a una ceremonia en la que el amor y la muerte bailan una danza peligrosísima. Y todo eso elevado a la categoría de noticia de primera plana o portada de los telediarios. Insólito. Tremendo, tremendo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios