El pinsapar

Educada y andaluza

¿Hay alguien que esté apuntando todos los disparates que estamos conociendo? ¿Y las mentiras?

Antes me había ido a la cama. No pude con tanto odio. Especialmente de una señora catalana cuyo nombre no recuerdo. Tenía gafas y el pelo rizado, nos las tenía juradas a quienes no éramos como ella, no pensábamos como ella ni queríamos ir a donde ella quería llevarnos, imagino que lo imaginan: a las frontera de Aragón o de Castellón. Era el programa de la Sexta del sábado. No puedo más, me dije. Y me fui a la cama a leer el libro que estoy leyendo ahora. Intentando salir de esa atmósfera que nos envuelve si vemos algunas televisiones, esa atmósfera irrespirable. Digo que no vi el momento en que Odón Elorza le dijo a Noelia Vera, representante de Podemos en ese plató, lo de educada y andaluza. En verdad Elorza no parece vasco, es un hombre dulce, con una voz pequeñita y una educación muy grande. Lo digo porque los vascos, en general, hablan recio, hablan como de aquí estoy yo, "la hostia". Odón Elorza, que fue alcalde de San Sebastián, parece andaluz, por lo dulce de gesto, lo educado… Y Noelia Vera, mucho odio, mucho. ¿Tiene patria el odio? A ver, ¿somos todos españoles? Pues entonces. Pero no, el odio es la afirmación de algunas patrias inexistentes y los francotiradores. ¿Digo que para ser es necesario odiar? Y mentir, seguir mintiendo hasta la extenuación. Y destruir la discrepancia, acabar con el diálogo precisamente apelando al diálogo y usando todas las marrullerías de la dialéctica. Un menesteroso me parece Rajoy cuando dice con el gesto del aniquilado que quieren que dialogue de lo único que no puede dialogar, que es lo que ha jurado cumplir y hacer cumplir: la Constitución con lealtad al Rey. ¿Hay alguien que esté apuntando todos los disparates que estamos conociendo? ¿Y las mentiras? ¿Especialmente estas últimas de una Policía desalmada que nos muele a palos y la existencia de "presos políticos" en nuestras cárceles? Y además lo de Bélgica, llegarse al corazón de la Europa que conformamos para ir diciendo a todos que en España pasa esto y lo otro, que somos la imagen de todo lo peor. Tenemos un problema, no sólo de educación, que también, tenemos un problema de ser. Con el inconveniente de que no podemos decir, anda, estréllate y que te den. Porque en el todo que se estrellaría hay millones que no quieren ir al barranco, ni voluntariamente ni empujados por este odio enorme que ha crecido, que algunos saben dosificar, ahora más, ahora menos. Y fabricar en la fábrica de las mentiras. Y que nosotros no sabemos desmontar, hacer que prevalezca la verdad. Digo España, ¿el Estado?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios