Calle Ancha

José ramón del río

Edificaciones singulares

Cádiz, una de las ciudades más antiguas de Occidente, cuenta con edificaciones muy interesantes

Publicaba este Diario de Cádiz, el pasado domingo un interesante reportaje sobre fincas rehabilitadas del casco histórico. Como su autor firma la información tan solo con sus iniciales "J.M." no seré yo el que desvele su identidad, si él quería conservar el anonimato. Las fincas a las que se refería son la casa Lasquetty, sita en la c/ Santa María 11 y 13, en el barrio del mismo nombre y la casa de Juan Paje, en la c/ Obispo Urquinaona nº 19 a 29, coincidentes en haber sido un triste ejemplo de la infravivienda, por el estado lamentable de conservación en que se encontraban y coincidentes también por haber sido rehabilitadas, ambas a costa de importantes desembolsos, pero que se diferencian, según escribe el autor del reportaje, en que la casa Lasquetty, de propiedad privada "… sus inquilinos viven en hoy un palacio barroco perfectamente restaurado y conservado", mientras que la de Juan Paje "… de propiedad pública, sobrevive al deterioro y a la absoluta falta de mantenimiento de las zonas comunes"; en un caos "del que sin duda algunos de los inquilinos son responsables"

La monumentalidad de Cádiz es fruto de su esplendor y riqueza en los siglos XVII y XVIII. Así la casa Lasquetty (era el arrendatario) la mandó labrar Alonso de la Rosa, cargador de Indias y regidor, como figura en la placa de su fachada y es una joya de la arquitectura barroca con mármoles italianos, en la que hoy rehabilitada aloja a 39 inquilinos que pagan unos alquileres moderados. Distinta suerte ha corrido la rehabilitación de la casa de Juan Paje, propiedad de la Junta, que pese a la modernidad y buen gusto del proyecto arquitectónico, al día de hoy "la zona de infraestructuras presentan un grave deterioro por falta de mantenimiento". No es consuelo que antes de la rehabilitación no hubiera más que una cocina común en cada piso y un sanitario para todo el edificio.

Cádiz, una de las ciudades más antiguas de occidente, cuenta con edificaciones muy interesantes. En este verano, fresquito por ahora, se puede proponer una ruta para acompañar al visitante que pregunta qué hay que ver en Cádiz. La ruta puede comenzar en la Plaza de San Antonio, con el edificio del Casino Gaditano y contiguo, la Banca Aramburu y en la c/ Ancha, el Palacio de Mora; en Plaza de Mina, la casa Pinillos y la Cámara de Comercio, para terminar en el Gobierno Militar en la Alameda, dejando para otro día, igualmente fresquito la Santa Cueva y la Aduana. Por supuesto que no les faltará en esta ruta, en el trayecto de un edificio a otro edificio, sitios igualmente interesantes para descansar y refrescarse.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios