Con la venia

fERNANDO / SANTIAGO

Don sin din

LOS capillitas de Cádiz son especialistas en sorber y soplar a la vez. Para lo que conviene la Semana Santa es la penitencia que hacen un grupo de ciudadanos que sacan a la calle una cofradía con motivo de la pasión y muerte de su dios. Cuando conviene es una tradición , una muestra de folklore popular que reactiva la economía y llena los bares. Si se trata de pasar la gorra es mejor acogerse la última versión porque así se justifica que un dinero de todos vaya a parar al culto religioso de unos cuantos.

El alcalde en su ingenuidad pensaba que la Junta Local de Cofradías había salido conforme del recorte anunciado en la subvención municipal. Como no hay mal que por bien no venga, que le dijo Franco a la viuda de Carrero, nos hemos enterado de todas las cosas que paga el Ayuntamiento de Cádiz a las cofradías aparte de los 120 mil euros contantes y sonantes: el cartel, el Falla para el pregón, la banda de música del referido pregón , los palcos en la carrera oficial, la vigilancia privada en el paso de las calles, la limpieza, protección civil, la seguridad, la iluminación cuando corresponde. Si se hiciera la cuenta saldría por unos 180 mil euros. Desde aquí te lo digo, David Navarro: haznos el cálculo para saber cuántos euros por gaditano cuesta la Semana Santa, para que me vayáis descontando los míos.

El caso es que dicen algunos hermanos mayores que si no es por el dinero que les da el Ayuntamiento, entre mil y cuatro mil euros, no podrían salir. Debe ser que sin cera, flores y banda de música no se puede hacer la penitencia ni rezar a su dios. Presumen de la labor asistencial de las cofradías y resulta que la pagamos entre todos, y nosotros sin enterarnos. Sin el dinero del Ayuntamiento no salen, que ellos no se van a rascar el bolsillo, tuviera que ver. Tanto discutir si se cargan los pasos al estilo gaditano o al estilo sevillano, si la carrera oficial tiene que empezar en la calle Pelota o en la plaza de San Antonio y al final don sin din puñetas en latín, que es el idioma que mejor entiende la Iglesia(el del dinero, no el de la antigua Roma).

Amenazan con no salir cuando lo normal es que las creencias religiosas se las pague cada uno . Si la Semana Santa es una afición para muchos debe recibir idéntico tratamiento que otras ,como al que le guste el dominó , el montañismo o el running. Ni por creencia ni por afición debe el Ayuntamiento poner dinero, menos aún si se detrae de otros asuntos urgentes de la ciudad. Que recen dentro de las iglesias o que se rasquen el bolsillo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios