Puertas abiertas Cómo visitar la Base de Rota, el Instituto Hidrográfico y el Observatorio

Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Dios dijo hermanos

¿Cuánto le va a costar al erario público los viajes que tengamos que hacer y la hospitalidad que debamos ofrecer?

Cuentan que hace 30 años estaba de cónsul de EEUU en Sevilla un tipo de Baltimore que quería hacer méritos en su ciudad para cuando volviese a su país y así hacer carrera política. Se le ocurrió que Baltimore se hermanase con Cádiz aunque no tuviese la menor relación. Los actos de hermanamiento comenzaron con la visita a nuestra ciudad de un gran velero propiedad de su ayuntamiento llamado Pride of Baltimore que naufragó al poco de dejar el puerto de Cádiz, con lo que hubo de construirse el Pride of Baltimore II . Visitó EEUU una delegación de Cádiz aunque no se volvió a saber nada más del asunto y no ha habido otra relación entre la ciudad americana y la Trimilenaria. Tiempo después Cádiz se ha hermanado con Rochester, Brest, La Habana y Cartagena de Indias (¿qué fue de aquel micrófono que nos comunicaba con la ciudad colombiana?). Ahora nos vamos a hermanar con Quito desde donde vino el elocuente diputado Mejía Lequerica, ardiente defensor de la libertad de prensa en las Cortes de Cádiz, y a donde fueron Antonio de Ulloa y Jorge Juan de Santacilia para medir el arco del meridiano, cuya gesta ha quedado reflejada en un monumento a las afueras de la capital ecuatoriana llamado La Mitad del Mundo, porque por allí pasa el ecuador. Según parece David Navarro, en una de sus múltiples correrías por el mundo como enviado municipal, estableció amistad con alguien del consistorio quiteño y quieren consumar relaciones. Aparte del vínculo cultural, no muy intenso por otra parte, no se sabe muy bien el motivo de este hermanamiento tan azaroso. Si Navarro no hubiera viajado por ahí en representación de la ciudad igual no se habría establecido . Por otra parte ¿qué gana Cádiz con esta declaración?¿Cuánto le va a costar al erario público los viajes que tengamos que hacer y la hospitalidad que debamos ofrecer? Aparte de que David Navarro quede bien ¿hay algún beneficio para las clases populares?¿el proletariado gaditano va a mejorar sus condiciones de vida?¿Ya comen los niños que tan necesitados estaban?¿no hay ningún desahucio previsto?¿se ha resuelto ya el lío del bono social eléctrico?¿Ha vuelto Pakito? En resumen, que igual hay otros asuntos donde gastar el dinero antes que pagar viajes a nuestros políticos para hagan turismo.

Nada quita que Quito (perdón por la cacofonía) sea una ciudad preciosa habitada por gente amable y generosa y que Ecuador sea un país amigo y hermano, aunque ya Rafael Correa no sea la luz que ilumina a la izquierda española.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios