Educación Los días festivos y los lectivos en el puente de diciembre

El Día de Andalucía

El discurso del nuevo presidente me pareció acertado, hablando de una Andalucía que es de todos

Por lo que he leído y oído, este año la celebración del 28-F, no ha tenido el mismo éxito que el de la treintena de años anteriores. El primer menaje crítico lo oí en la radio a primera hora, a la ex presidenta de la Junta, lamentándose de que aquellos que no creen en la autonomía, posibiliten, con sus votos, un nuevo gobierno. Habrá que perdonarle su crítica, propia de una mala perdedora, si se recuerda cuanto han cambiado las cosas en solo hace un año: entonces ostentaba la presidencia de la Junta y a Pedro Sanchez lo habían cesado de la Secretaria General. Ahora, tuvo que sentarse en las butacas del Teatro de la Maestranza, con los líderes de la oposición y el Secretario general de su partido preside el Gobierno de la Nación y además, le envía como representante para el acto, a su ministra de Hacienda, María Jesus Montero, que se prepara para sustituirla como candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía. El que fuera su portavoz en el Parlamento llega a decir, que el nuevo presidente de la Junta no ostentaría el cargo, sin el apoyo de Vox, pero se olvida que el presidente Sanchez es presidente del Gobierno con los votos de los independentistas catalanes.

Que el acto no tuvo el éxito habitual, lo confirma la crónica de Juanma Marqués, en Diario de Cádiz, que señala que el culpable fue el presentador del acto, el malagueño Domi Postigo, que alargó innecesariamente su duración, hasta el punto de que el presidente Moreno le pidió que dejara a Pastora Vega hacer lo que había venido a hacer y que era cantar el bello himno de Andalucía, que lo hizo estupendamente. Ya habrá aprendido el nuevo presidente que copiar no es bueno porque el acto está calcado de las celebraciones anteriores y, también, que el paisanaje, como mérito, no es rentable. Si que hubo una novedad digna de considerar: según dice este periódico, es la primera vez que la Junta de Andalucía premia a un empresario (Martinez Consentino) como hijo predilecto.

Hay que subrayar que el discurso del nuevo presidente, me pareció acertado, hablando de una Andalucía y una bandera que es de todos y de la que nadie puede apropiarse y menos creer que la idea propia, es la única posible. En su artículo de El País la ex presidenta escribe que cuestionar el Estado de las Autonomías es socavar los cimientos del Estado de bienestar. De acuerdo, pero en esa clasificación seguimos estando en el mismo lugar en que empezamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios