La hache intercalada

PILAR / PAZ / PASAMAR

Despedida

ENTRE la próxima Semana Internacional de la Mujer y la despedida del carnaval gaditano, elijo el segundo tema, el de esta fiesta que se ha desarrollado con tanta serenidad dentro de la situación y las dificultades por las que atraviesan otros países europeos. Una situación que no debería haberse producido nunca.

Despedir un fenómeno colectivo como aquel en el que hemos participado del disparate y el ingenio hasta el punto de considerar graciosa la palabra 'dictador', tiene por fin un sabor especial. Como lo tiene el talante de una fiesta que, como un tapiz mirado por el revés, es complicado de entender.

Por ejemplo, situadas en el recuerdo del pasado domingo, primero de Carnaval, quien me acompañaba y una misma descubrimos con Bachelard el ámbito poético de un espacio único en el que lo bueno y lo deficiente van mano a mano, pero con la misma sombra de un carnaval de pura artesanía y metamorfosis y puntadas como las de un embudo casero convertido en trabuco.

Por las plazas de San Francisco o por la de San Juan de Dios, sorprendemos, una a una, cada muestra de ingenio personal y transferible, el fracaso de la perfección, la opulencia de lo minucioso.

Con cabalgata y sin ella, en pleno cachondeo y divertidos como todos, repartimos saludos y sonrisas y hasta llegamos a olvidar aquellos sucesos bélicos de nuestros convecinos europeos a los que quizá estemos ofreciendo la receta con que puedan disfrutar de un paréntesis de paz y felicidad, aunque sea por una vez al año.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios