EL descaro es inversamente proporcional a la crisis. A la natural jeta de algunos se ha sumado el  manoseado argumento de la situación económica de manera tal que nadie quiere pagar, que todo el mundo pretende sacarle dinero al Estado o birlar a las arcas públicas unos impuestos. Luego el personal se desgañita contra el gobierno, contra Zapatero, contra los políticos y contra la corrupción . Eso sí, somos los reyes del fraude y de que pague España. Cuatro mil personas(¡!) se manifiestan en Chiclana para pedir que la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento paguen el coste de la regularización de sus viviendas. Traducido resulta que miles de personas se hicieron casas sin permiso , lo que supone un delito, crean un problema ambiental de primer orden, provocan un caos a la hora de gestionar recogida de residuos, abastecimiento de agua y luz, alcantarillado y viales porque en su día se hicieron sus casas donde les dio la gana. Pero ahora quieren que entre todos paguen la legalización. En vez de tirar las casas, que es lo que se debería hacer con algo ilegal, lo que quieren es no pagar nada. Si se les hiciera caso sería una pérdida para quien cumplió la ley y abonó sus impuestos. Pero como los irregulares o ilegales chillan más, convierten el asunto en un problema político. Un descaro.

Nadie ha pagado por haber provocado esta crisis. Los políticos tienen que rendir cuentas a los ciudadanos, que si los ven responsables los echarán de sus puestos. Pero ¿ningún financiero va a pagar por las barbaridades cometidas? Al parecer Cajasur va a perder este año más de 500 millones sin que ninguno de sus gestores vaya a pagar por los errores. Lo mismo podríamos decir de Caja Castilla La Mancha o de tantas empresas , intermediarios financieros y cabezas de huevo del mundo, desde la Costa del Sol a Wall Street. Es el gran drama de la crisis, que los que la han provocado guardan a buen recaudo su dinero, nadie les exige responsabilidades, volverán a las andadas y los pobrecitos paganos siempre son los mismos. Esto no obsta para que veamos a mucha gente que va en moto por la vida. En España hay cuatro millones de parados y en la provincia de Cádiz más de 100 mil , pero los 800  antiguos de Delphi que quedan sin colocar cobran más de 1.600 euros al mes por no hacer nada y encima exigen a la administración un trato de privilegio con respecto al resto de parados. Ya fueron recolocados cerca de 500 saltándose otras situaciones de mayor antigüedad o necesidad y ahora los que quedan pendientes reciben un trato preferente sin que nadie levante la voz, no vaya a ser que le partan la cara. Digo esto a riesgo de mi integridad física. Miedo me da ver cómo los de Navantia comienzan a moverse ante la falta de contratos ya que tras estos primeros escarceos se atisban movilizaciones . Se avecinan colapsos de tráfico y destrozos en el mobiliario urbano de la Bahía para que los vecinos de la zona seamos rehenes de un problema que no hemos creado. Agárrense que vienen curvas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios