La siguiente conversación se le atribuye a Manuel Díaz "El Cordobés" aunque alguna que otra vez se la he escuchado a otras personas con distintas variantes. Le preguntaron al torero: "¿es duro ponerse delante de un toro?" A lo que respondió : "lo que es duro es subirse cada mañana a un andamio". Hay diferentes formas de expresar lo mismo relativas a futbolistas, músicos, actores y demás gente de la farándula que son jóvenes millonarios con poco esfuerzo. A un jugador de la NBA ante la misma pregunta dijo "duro fue para mi madre tener varios trabajos para poder darnos de comer". En eso pensaba el otro día a cuenta del concepto , tan repetido en el carnaval durante los últimos tiempos, "este año voy a descansar" o "el año pasado cuando descansé". Me llama la atención porque se le da al carnaval la categoría de trabajo cuando yo creía que era una diversión. Ya saben: "Dios creó al hombre en seis días y al séptimo descansó". Una especie de recomendación bíblica del tipo de "ganarás el pan con el sudor de la frente" y "parirás con dolor".

Esto de salir en carnaval, escribir y componer debe ser como un trabajo para muchos ya que necesitan tomarse un año sabático de vez en cuando, lo que a mi juicio contraviene el carácter meramente amateur que se le supone a la fiesta. Sobra decir que a mí me parece fantástico que la gente obtenga compensación por su talento y que incluso puedan dedicarse a ello de manera profesional, pero contraviene aquello de cantarle a Cádiz, partirse el pecho por Cádiz, Cádiz te quiero a rabiar, hemos venido a cantarte, muy buenas noches tengan ustedes los gaditanos, creo en ti todopoderoso carnaval gaditano. Me parece que es lo contrario a esa idea de cantarle a la ciudad y a sus vecinos con el hecho, legítimo, de obtener beneficio por ello. O una cosa u otra. Si son las dos a la vez, que podría ser, conviene no romperse mucho la camisa como cantó "El Bache". Todo con moderación.

Se canta en el Falla, se sale en la tele, el domingo por la mañana y el lunes se da uno un vueltazo por el centro, y a partir de ahí a hacer caja. Ya digo que me parece excelente pero ese concepto de descanso va unido al de trabajo, no se descansa de una afición. Los cadistas no descansan (los del Atleti tampoco lo hacemos) , los capillitas tampoco, así que no entiendo yo muy bien la idea de que hay que descansar del carnaval. Debe ser fruto de mi ignorancia pero no lo entiendo muy bien. Igual algún autor está hasta el gorro del concurso o de su agrupación. Qué sabe nadie.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios