el albireo

David / Almorza /

Desarrollados

TENEMOS la fortuna de haber nacido en un país de los que llaman Desarrollados. También se le conoce como el Primer Mundo, la primera división de una liga entre absurda y dramática.

Los países que no pertenecen al Primer Mundo son países del Tercer Mundo. No hay un Segundo Mundo. No existe una categoría intermedia. Un país es tercermundista o de la sociedad del bienestar. Por eso un país del Tercer Mundo no tiene un reflejo próximo, ni tampoco un ejemplo que seguir. La única imagen es la opulencia inalcanzable de los primeros.

Lo que más me llama la atención cuando hablan de países desarrollados es la palabra misma. Una persona está despeinada cuando no se ha peinado, o decimos que algo está desprotegido cuando no ha sido protegido. Por tanto, un país desarrollado será aquel que no ha sido arrollado, y éso es una realidad.

Cuando cae un meteorito en el planeta Tierra, lo más probable es que caiga sobre el mar, porque el mar ocupa la mayor parte del planeta. Si cayera en la superficie continental, lo más probable sería que lo hiciera sobre un país arrollado, porque son los que ocupan mayor extensión terrestre. Nosotros hemos caído en un país del Primer Mundo, por eso tenemos mucha suerte.

La crisis que ahora sufrimos nos da la oportunidad de experimentar la sensación de haber sido arrollados. Arrollados por quienes además no van a sufrir esta crisis ni ninguna otra. De esta situación se saldrá a costa de los que no hemos tenido ninguna culpa, de los que hemos sido arrollados por unos intereses y circunstancias que no acaban de entenderse. Sin culpables ni razones, sólo con víctimas. Creo que así es como se sienten los habitantes de países arrollados.

Esperemos que la crisis se acabe pronto, y que nos haya permitido aprender de ella. Aprender, por ejemplo, que hay personas que viven en una situación de crisis profunda y permanente, hacia las que tenemos que volcar nuestra ayuda. Y aprender, sobre todo, que no debemos permitir el desarrollo cuando se hace arrollando a los demás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios