Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Derrochando coraje y corazón

Este años se ha alcanzado la cumbre con los maravillosos versos de Sabina junto a sus amigos

El sábado hubiera cumplido Fernando Quiñones 89 años, mientras se celebraban 39 desde que diera su magnífico pregón en la misma plaza de San Antonio donde lo daba Joaquín Sabina, uno de romano, otro de pirata. Esta coincidencia venía a sumarse a un hecho casual pero interesante: Jorge Drexler sentado solitario al sol en el Terraza enfrascado en la lectura de un libro el viernes al mediodía tras haber comentado la entrevista de su pareja, Leonor Ceballos Watlin, hija de gaditano, con Andreu Buenafuente, mientras que el pregonero cumplía por prescripción médica una cura de silencio que le permitiese ofrecer las dos horas de pregón previstas por los guionistas Juanjo Téllez y Felipe Benítez que, eso sí fue un problema, por enfermedad del segundo no pudieron vestir de guardias civiles como estaba previsto. Se produjo una conjunción astral que permitió un pregón excelente sobre el canon forjado en estas cuatro décadas: la mezcla de la palabra y la música, de la rima bien hecha y la copla. La escenografía de RAS ayudó junto con la participación de extraordinarias agrupaciones de carnaval y un elenco de músicos de primer orden como Vanesa Martín, Rozalén, David Palomar, Ricki Rivera, Chipi, Javier Galiana, Pasión Vega y el ya citado Jorge Drexler, por no olvidarnos del director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, de breve aparición disfrazado de médico. No soy muy dado a los pregones, por supuesto huyo de los de Semana Santa como de la peste, pero la mayoría de los de carnaval me parece que tienen algo interesante. Recuerdo el de Alberti, el genial de Carlos Edmundo de Ory (con su padrenuestro: "líbranos del mal carnaval, fetén"), Burgos y Cano, Drexler y el de Quiñones. Algunos de los pronunciados por gente del carnaval (Yuyu, Martín, Chirigóticas) y algún otro que ahora no recuerdo. Creo que este año se ha alcanzado la cumbre con los maravillosos versos de Sabina y el acompañamiento de sus amigos, parte de los cuales forman un elenco extraordinario de seguidores del Atlético de Madrid, indiferentes a lo que ocurría a la misma hora en el Bernabeu: Chus Visor, el mejor editor de poesía en España con su insignia de oro y brillantes del club, Almudena Grandes, una de las más populares escritoras, Pancho Varona, el músico que acompaña al Maestro desde hace años , y Leiva, cuyo nombre viene del jugador Leivinha. Todos ellos en lo que los finos llaman el backstage, antiguamente camerino. El alcalde lo vio disfrazado entre bambalinas .

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios