Notas al margen

Demócratas de cartón piedra

No se puede condenar a nadie, como a la concejala de La Isla, por la vía penal sin pruebas y que salga gratis

La Guardia Civil no halló ni una colilla con restos de prevaricación, ni el menor rastro de abuso de poder, y pese a que el Juzgado archivó de inmediato la causa penal contra la ex concejala de Urbanismo de San Fernando, Claudia Márquez, tras concluir que no hay delito, los denunciantes no han dado su brazo a torcer. La sentenciaron por la reforma de su casa -a través de las redes y los medios, que corren más que la Justicia- pero pudo ser por cualquier pretexto. Entre otras gravísimas irregularidades, señalaron la ausencia de un cartelito informativo, la colocación de una cuba para escombros obstaculizando el paso, y todo ello con la "connivencia" de la alcaldesa, Patricia Cavada, el auténtico trofeo de la cacería.

La facilidad para denunciar en nuestro país con mentiras y patrañas es inversamente proporcional al desahogo con que se despachan quienes más tendrían que callar. Nuestra democracia no dejará de ser de cartón piedra mientras que todo un alcalde de Madrid, por ejemplo, en lugar de responder por las mordidas que se reparten a su alrededor, denuncie que la Fiscalía le persigue porque está dirigida por una ex ministra socialista, lo que no deja de ser de juzgado de guardia. Tanto daño se le causa al sistema quitándole la venda a la Justicia como con denuncias sin fundamento. Quizá se podría discutir en el terreno administrativo si la edil isleña debió inhibirse, pero no se puede condenar a nadie por la vía penal sin pruebas y gratis. En su caso, lo más grave es que el fuego lo atizaron formaciones serias en apariencia como son el PP y AxSí, a rebufo de un grupúsculo de San Fernando que ni siquiera se presenta a las elecciones (Plataforma 3R), y que lo mismo denuncia a esta edil, que a la consejera de Fomento por las obras del tranvía, que a los andalucistas por su sede. Sus denuncias se cuentan por decenas pero casi siempre han sido archivadas por la Fiscalía, y ni por eso se resisten los palmeros cuando toca levantar el circo mediático de la vergüenza.

Es hora de que todas las formaciones sellen un pacto leal para dejar al margen los juzgados y luchar en buena lid. Estas campañas de acoso y derribo, tan contagiosas como el Covid, han seducido a todos los mediocres que a falta de brillo intentan ganar en los Juzgados lo que le niegan las urnas. Pasa en La Isla y en todas partes. A Kichi lo han denunciado desde la oposición no menos de 15 veces, y como en el caso de San Fernando, todas archivadas. ¿De verdad que no ven más allá? Los denunciantes pidieron la cabeza de Claudia Márquez acusándola, menos del hundimiento del Titanic, de todo lo imaginable: de más metros edificables por la cara, incluso de favorecerse de la empresa que contrató porque le factura al Ayuntamiento. Hasta los técnicos que avalaron la reforma dudaron por miedo a verse salpicados por obra y gracia de estos censores que ejercen de autoridad suprema con toda la cara avinagrada del gobernador de la comparsa de Ares y el malage del vecino del tercero que te reñía por jugar a la pelota. Una pena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios