Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Cuneros

Todo cambiaría si se eligiese a los diputados por distritos uninominales, como ocurre en Gran Bretaña o los EEUU

El sistema político tiene como base los partidos políticos, motivo por el cual la democracia española tiene una base poco sólida porque quien la sustenta son organizaciones poco democráticas. No hay nada menos democrático que un partido, por mucho que se revistan de grandes palabras, le llamen primarias a las votaciones de los militantes o asambleas a unos lugares donde se refrenda lo que han decidido los líderes. Susana Díaz colocó a todos sus fieles en las listas para el Parlamento de Andalucía y ahora quiere impedir que Pedro Sánchez sitúe a sus ministros en las listas andaluzas, para lo que utiliza la red clientelar que montó a lo largo de décadas . Esas asambleas socialistas llenas de cuñados, primos, tíos, vecinos, sobrinos, suegros, padres y demás familiares adeptos al poder de turno que votan lo que les dicen que tienen que votar es lo menos parecido a un procedimiento democrático que alguien pudiera imaginar. Todo cambiaría si se eligiese a los diputados por distritos uninominales , como ocurre en Gran Bretaña o los EEUU. Habría que poner al frente de cada distrito a quien pudiera ser votado y no al que diga amén al partido.. Hasta en el Senado, que en teoría se hace por voto individual, los partidos han arbitrado la trampa de agrupar los candidatos por siglas y en el orden que ellos quieren, para conducir el voto .

A los candidatos venidos de otras ciudades en España se les llama cuneros en tono despectivo. Es cierto que los diputados una vez elegidos representan al conjunto de la soberanía nacional pero no deja de ser raro que encabecen las listas personas que no viven en la circunscripción. Le pasó en las primera elecciones al PSOE, que puso a uno de los refundadores del partido, Manolo Chaves, para encabezar su lista. Chaves había vivido en la ciudad de Cádiz y su familia residía en Sanlúcar. Tuvo el buen gusto de trasladar su residencia de Sevilla a Cádiz. Luego hay muchos ejemplos: Rojas Marcos y José Núñez por los andalucistas, José Antonio García Díez por UCD (dijo que había hecho la mili en Cádiz), Carmen Romero y Rubalcaba por el PSOE (este último veraneaba en la provincia, según dijo), José Luis Núñez por el PCE, José Luis Sanz y Rodrigo Rato ("es el marcado, amigo") por el PP. Hasta Teresa Rodríguez, orgullosa vecina de La Viña, se fue a encabezar la lista de Málaga, lo que no sirvió para que su partido se pegase un batacazo en Málaga y en Cádiz. Ahora el PSOE va a poner a un ministro, Grande Marlaska, por Cádiz. Será bienvenido, como siempre ha hecho Cádiz. A ver luego si nos representa .

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios