EL ALAMBIQUE

Isa / Lora

CostaOeste

DESDE los 10 años paso los veranos en Las Redes. Recuerdo que allá por los años setenta, cuando mi padre compró un apartamento en los bloques marrones (hoy ya son blancos), sólo estaban dichos bloques y algunos chalés por la zona. Al año siguiente construyeron los bloques blancos y alguno más tarde 'los blanquitos', llamados así por tener cuatro plantas y no siete como los otros.

Todo lo que estaba alrededor era bosque y pinares. Por allí nos metíamos y no había manera de que nadie nos encontrara. Poco a poco y año tras año, se fueron construyendo multitud de unifamiliares y de chalés, adosados y sin adosar. Ya todo fue diferente: donde había pinos y dunas, ya había segundas residencias y todas esas zonas verdes se perdieron.

Lo que sí casi respetaron fue la playa, a excepción de unos apartamentos que quitaron parte del encanto que tenía la zona. Aún así, Las Redes sigue siendo una de las playas más concurridas. Hoy por hoy, no hace falta ser muy inteligente para darse cuenta que esta zona no tiene nada que ver con la que yo me encontré cuando era una niña aunque, sin embargo, sigo viniendo aquí en verano.

He vivido el cambio producido durante estas décadas y, como ha sido paulatino, me he ido acostumbrando. Pero lo que más me entristece es la dejadez a la que está sometida, no de ahora, sino de siempre, y desde hace mucho tiempo sufrimos esta indiferencia.

Las personas que aquí viven, bien sea todo el año (cada vez más) o las que vienen a pasar el verano, pagan sus impuestos como los demás portuenses y sin embargo no reciben nada a cambio: aceras sucias, con baches, y las rotondas, ni mirarlas, porque no tienen nada que mirar: sólo jaramagos.

No he visto ni un jardinero en todo el verano, ni un barrendero, ni ná de ná. No sé si el Ayuntamiento es el responsable o lo es la empresa encargada de estos menesteres, pero lo que está claro es que los grandes perjudicados son los vecinos de esta zona, esta Costa Oeste cada vez más habitada pero también más olvidada.

Gracias por leerme.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios