TRAS la ocupación japonesa, Corea se divide en dos al final de la Segunda Guerra Mundial. Estableciéndose dos gobiernos independientes: norte y sur. Corea del Norte, con el nombre de República Popular Democrática de Corea, fue dirigida por Kim-Il-sung desde 1948 hasta su muerte. Su hijo Kim-Jong-il fue nombrado presidente en 1998 y continúa ocupando el puesto en la actualidad. Algunos medios de comunicación afirman que su estado de salud es delicado y anticipan que le sucederá su hijo Kim-Jong-un, aunque no deja de ser una suposición.

No se dispone de mucha información sobre la situación de este país, pero con motivo del Mundial de fútbol de Sudáfrica se conoce algo de los problemas que encierra la práctica de este deporte en Corea del Norte. El diario italiano La Repubblica afirma que los jugadores de la selección de fútbol, tras no haberse clasificado para las eliminatorias (clasificación que tampoco lograron Francia e Italia), han sido castigados. Según este periódico, los jugadores tuvieron que soportar de pie varias horas de insultos públicos. El entrenador además ha sido condenado a realizar trabajos forzados. El motivo legal fue haber traicionado la confianza del Gran Líder. La FIFA debería intervenir en estas situaciones.

Por otra parte, vivimos en una sociedad que paga grandes cantidades de dinero a los jugadores de fútbol, ya sea en concepto de primas (premios por ganar), contratos o fichajes. Cantidades excesivas en las que el Estado debería intervenir. Un lujo que en tiempos de crisis no debe permitirse.

Quizás haya que buscar una fórmula similar a la que se ha aplicado a los funcionarios y rebajar un 5% el sueldo de las fichas más altas, o tasar con un impuesto mayor los fichajes y, cuando se vaya a comprar a un jugador, ocurra como cuando se va a comprar tabaco o gasolina. Quizás el castigo de los jugadores de Corea del Norte nos haga volver la mirada a nuestra realidad, que se encuentra en el extremo opuesto. Dos posturas excesivas de la misma situación.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios