Compromiso y compromisario

Hay 800.000 militantes que no han modificado los estatutos para hacer imposible lo que nos parece algo insólito

Creo que la autoría es del gran Reguera pero me lo comentó Pepe Pettenghi hace años. Pettenghi era entonces muy de Reguera y de reírse. Y de Agustina. Y debe seguir siéndolo aunque hace mucho que no lo veo. Se trataba de alguien que era realmente pacifista, hasta el extremo de que solamente iría a la guerra si se la declarara Estados Unidos a Cádiz. Repetimos línea: ¡Estados Unidos a Cádiz! Son las cosas sorprendentes e hilarantes que pueblan el discurso de Reguera con su habla de Cádiz genuina y particular. Y estoy pensando ahora que por qué me viene lo de Reguera a las mientes si de lo que yo quería decir algo era de los compromisarios del PP por Cádiz al Congreso que elegirá al nuevo líder del partido. Digo mejor, no de los compromisarios uno por uno, sino de los votos que van a llevarle a Saenz de Santa María -leo que algunos ya resumen con un Santa María, como hacían con Cañete, que siempre me hacía mucha gracia, Arias Cañete era más eufónico. Enfín, eso, los compromisarios.

Como quiera que de los 700.000 militantes que luego fueron más de 800.000 y que se han quedado en 63.000 con capacidad de votar, sólo irán al Congreso 3000 compromisarios, que son los que realmente van a elegir a Santa María o a Pablo Casado, pues si lo pienso me llegan otros mensajes, como este de declararle la guerra a Cádiz. Le preguntaría a Reguera, ¿señor Reguera, sería usted militante de un partido que de 800.000 o más se queda en 63.000 con poder de voto para 3.000 compromisarios que van al Congreso ya con el compromiso hecho? Fantástica la argumentación de retruécanos e hipérboles y glosolalias que haría el tipo con más ingenio de Cádiz, que ya es decir. Para acabar diciéndome lo que sin duda muchos de ustedes piensan. O sea, que no. Naturalmente. En las formas que Cádiz emplea para decir que no. Por ejemplo: ¿qué pasa contigo? Etcétera.

Pero bueno, hay 800.000 militantes en el PP que no han modificado los estatutos del Partido para hacer imposible lo que nos parece algo insólito a tantos años ya de Democracia. Ni eso ni estar al día de sus obligaciones de cuotas. Finalmente debe haber también en el PP esa relación dialéctica de otros partidos, de todos los partidos. Entre los que detentan el Poder, con lo que ello lleva consigo, y los que aspiran a conquistarlo. Que puede que sea como lo de ir a la guerra si los Estados Unidos se la declaran a Cádiz, o sea, algo muy de Reguera.

Entrada música.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios