La AZOTEA de

Manolo Fossati / Mfossati@ Diariodecadiz.com

Colas en Cádiz

LA inmigración, como aquellas otras historias enterradas de mala manera, es uno de esos asuntos que se empeñan en dar la cara por más que lo queramos disfrazar, olvidar o desterrar. En estos días hay cientos de personas que están pasando por la Oficina de Extranjería de Cádiz, dicen que atraídos por un bulo malintencionado, para legalizar su situación en España. Son saharauis. ¿Se acuerdan del Sáhara? Otra de esas historias enterradas, otro pueblo al que abandonó el franquismo moribundo y ante el que volvieron la vista los sucesivos gobiernos españoles. Atrapados en la alta política internacional, los saharauis que han dormido esta noche a la intemperie por un permiso de residencia evocan otras colas nocturnas gaditanas, las de los chavales a sueldo de los reventas que otrora se formaban ante el Falla. Unos hacen el gracioso por dinero, los saharauis se dejan, quizá, engañar por la esperanza de sobrevivir.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios