La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

¿Ciudadanos o ratas de laboratorio?

Sánchez les reprochaba carecer de experiencia de gestión a nivel estatal y les ofrecía Sanidad y Vivienda

El renacido sufre otra derrota. Es lo propio de los supervivientes que escriben (o firman lo que otros les escriben) manuales de resistencia. Se renace tras ser dado por muerto y resistir, según la Academia, es tolerar, aguantar o sufrir. Sánchez ha tolerado que los antisistema y los independentistas le consideren, si no uno de los suyos, sí un posible consentidor (ayer se abstuvieron, entreabriendo la puerta de futuras negociaciones, Unidas Podemos, PNV, ERC, Bildu y Compromís); ha aguantado los desplantes e insultos de Iglesias (sobre todo los del lunes que ayer intentó vengar Adriana Lastra); y ha sufrido una derrota tras otra.

De aquí a septiembre lo tiene difícil porque no se puede pactar con quien se considera poco fiable e incluso opuesto a sus convicciones además de peligroso para los intereses de la nación. "Si se me obliga a optar entre ser presidente del Gobierno sabiendo que no será útil a mi país y mis convicciones, no tengo ninguna duda, elijo mis convicciones". El problema es que existen serias dudas sobre cuales sean estas, ya que un día dice una cosa y otro día otra. Por un lado, le dice a Unidas Podemos que "no hay carteras de primera y de segunda porque todas contribuyen a mejorar la vida de los ciudadanos y forman parte del Consejo de ministros de España"; y por otro le niega las que considera decisivas para la estabilidad del Estado y la nación. Unidas Podemos, sí, pero la justita para que el populismo y el 15 M no manejen la barca. "Nos dimos cuenta de que quería entrar en el Gobierno para controlarlo", dijo Sánchez ayer a Iglesias; añadiendo: "gobernar es pasar del 'no nos representan' a querer representar a muchos para serles útiles…, encarar la realidad". Y mientras lo oía, al cabreado Iglesias se le ponían ojos chiquitos de Lenin.

Entonces, ¿qué papel pretendía que jugara Podemos en su gobierno? ¿Los ministros podemitas serían unos PIR (político interno residente) realizando prácticas de gestión y realismo político? Aunque escandalice que se utilice a los españoles como ratas de laboratorio, Sánchez también le dijo a Iglesias que le hacía "una oferta más que razonable" porque "en su formación, como consecuencia de su juventud, no hay experiencia de gestión a nivel estatal". ¿Y a estos inexpertos les ofrecía nada menos que la Sanidad, la Vivienda y la Igualdad? Sánchez e Iglesias han jugado sin pudor ni escrúpulos con intereses vitales de los ciudadanos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios