El Alambique

daniel Bastida

Ciudadano Bartolo

DE un tiempo acá es sensiblemente notable la dejadez que padece El Puerto en lo referente a la fisonomía de su mobiliario urbano. Pero a pesar del escaso miramiento de la autoridad municipal por ello, esta ciudad dispone de personas que tienen consideración por el entorno donde ha transcurrido su vida y que estiman el lugar que les vio nacer: el siempre ejemplo de nuestros mayores, una estirpe solidaria que afortunadamente persiste como modelo siendo el espejo donde mirarse actualmente cuando la educación, el respeto y el civismo brillan por su ausencia. Y de entre esas personas, un buen hombre de edad avanzada que una mañana decidió dar una lección a más de uno al tomar una iniciativa que le honra como ciudadano y como vecino. La historia de Bartolomé; un caso verídico el de este portuense quién en una mañana se dispuso arreglar el solito una situación que no fue capaz una Concejalía y su partida presupuestaria tras seis meses de ser denunciada. Bricomanía al servicio del pueblo. Lejos de ser un hecho anecdótico, es admirable como nuestro paisano -de ésos que pasan las horas en los bancos de las plazoletas- dejó por un momento la vida contemplativa para ponerse manos a la obra, esto es, reparar y habilitar el mobiliario urbano deteriorado de la plaza de su barrio. Para recomponer el desperfecto no hacía falta ni muchos euros ni un sacrificio humano, únicamente un listón de madera, un serrucho, un martillo y clavos. Ni corto ni perezoso, Bartolo hizo acopio del material necesario para adecentar un asiento en uno de los barrios más olvidados de la ciudad, y para que los residentes y el que lo desee pueda sentar las posaderas y disfrutar de las tardes de verano. El carácter altruista de la acción dignifica a la persona y de paso deja en evidencia a los cargos públicos del área de Obras y Mantenimiento Urbano. Chapó. Una auténtica cuadrilla de personas así se necesitaría para, por ejemplo, el repintado de señales horizontales y pasos de peatones.

Y es que ante la inoperancia e incapacidad de quiénes nos gobiernan bien nos vale aquella cita del presidente Kennedy: "No os preguntéis qué puede hacer vuestra tierra por vosotros. Preguntaos qué podéis hacer vosotros por ella.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios