ES deber del Gobierno poder compatibilizar el derecho de un acreedor a cobrar una deuda con ciertas garantías para que el moroso no caiga en una situación de pobreza absoluta. Es el caso de los desahucios de las viviendas. El Congreso aprobó ayer, con los votos del PSOE, PP y CiU, una resolución que alivia la situación del desahuciado que, una vez perdida la vivienda, debe seguir pagando al banco por el crédito concedido. Hasta ahora, la entidad prestataria podía embargar el sueldo de un moroso hasta dejarle con sólo 641 euros en la cuenta; con la nueva resolución, esa suerte de mínimo vital se eleva hasta los 961 euros e, incluso, a los 1.350 euros si otras personas dependen económicamente del desahuciado. Lo que los grupos políticos no han aprobado es la denominada dación, es decir, que la entrega de la vivienda anule la totalidad de la deuda. La dación, que puede ser contemplada como una medida humanitaria, conllevaría un cambio del sistema hipotecario español que ha posibilitado hasta el momento un buen acceso a la vivienda. Las buenas intenciones provocan, a veces, efectos perversos, como en este caso pudiera ser un endurecimiento de las condiciones del crédito o un empeoramiento de la situación del sistema financiero. Sí recomiendan los partidos en esta resolución que se haga uso de las llamadas hipotecas de responsabilidad limitada, por las que el banco y el comprador de la casa pactan unas condiciones para caso de impago. Esta opción, posible en la Ley Hipotecaria, se utiliza poco, ya que incluye unas condiciones más estrictas en el crédito. La resolución aprobada en el Congreso, que deberá ser desarrollada ahora, también recomienda que se aumente el porcentaje que el banco paga por la casa desahuciada en el caso de que la subasta quede desierta, que ahora sólo es del 50% del precio de tasación. En definitiva, cualquier cambio en estos sistemas debe medir muy bien los efectos que pudiera tener sobre el sector financiero español en unos momentos especialmente difíciles. El pactado ayer es positivo y merece ser apoyado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios