POCAS palabras castellanas tienen tantos significados y distintos. Que no es lo mismo decir "ese tío es un chulo" que decir amigablemente "¡qué chulo eres!". Y no es lo mismo una chulada que una chulería. O citar a una chulapa madrileña con su chotis castizo, que a una chuleta sabihonda que se las da. A veces es simpático el término, que a un oso panda del zoológico se le bautizó con el nombre de 'Chulín'. O cuando se quiere exaltar algo muy ponderado y hasta elegante y se le adjetiva como "chulísimo". Es decir, que del concepto peyorativo de aquel que abusa, burla y se mantiene del infortunio de una mujer, se pasa al elogio y a un cariñoso piropo.

Viene esto a cuento con las chulerías de algunos futbolistas, que siendo tan público y generalizado el espectáculo, sirve de escuela, de ejemplo de buena o mala educación para menores y adultos. Actitudes de mal ver y aprender y más en deportistas que son divos para los chavales que les admiran. Manolo, un amigo mío, dice que cuando un futbolista contesta con meliflua sonrisa una decisión del arbitro contraria a su parecer, él la castigaría con tarjeta. Él tal es como si dijera con su mueca "este árbitro no tiene ni idea o está comprado. Y nada menos que conmigo se atreve este simplón, a mí que soy...".

Caso contrario es el reciente ocurrido, cuando un espectador en el campo del Villareal, que también los hay más que chulos, le tiró al barcelonista Dani Alves un plátano por aquello de que siendo negroide, fuera como un primate macaco. El jugador tuvo una reacción maravillosa, cogió el plátano y sencillamente se lo comió y después tiró el córner. Respondiendo de esa manera tan chula, de la buena, a tamaña provocación del troglodita que lo lanzó, a quien habría que habérsele echado un pienso de paja y cebada.

Otras veces es el golpeo en el pecho, cuando mete un gol, como diciendo ¡he sido yo, el grande, el guapo, el crack! Otras insultando al adversario por lo bajini para cabrearlo. Otra no queriendo hablar a los periodistas, que se lo piden, en español en España sino en inglés como Mourinho...

P.D. O sea y valga de ejemplo (y soy cadista y madridista) hay chulos vanidosos como Ronaldo y chulos simpáticos como Pepe.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios