BREVIARIO

Alejandro V. Garcia

'Chiringuitófilos'

ME resulta muy sospechoso el movimiento patriótico que se ha levantado en torno a los chiringuitos. Aunque no frecuento demasiado las playas, yo intuía que el barecito a pie de rebalaje era muy importante para el cuerpo pero no tanto para el espíritu. Pero me corrigió Manuel Chaves cuando lo definió como una seña de identidad andaluza. Dicho y hecho. La ministra de Medio Ambiente tardó un minuto en aceptar las protestas de Chaves y las de los chiringuitófilos y sacar el pañuelo naranja para indultar a los miles de bares que invaden las costas españolas y, en particular, las andaluzas. ¿Qué otra cosa podía hacer la ministra ante una objeción de carácter intangible? ¡No hay ninguna ley, incluida la de ordenación del territorio, que resista tamaños argumentos! Se pueden discutir los metros, los perímetros, las calidades de los materiales pero las razones de sangre, herencia o tradición nunca. Y eso es muy preocupante. A ver cómo explicamos en el Parlamento europeo, después del informe Auken sobre el urbanismo salvaje, que en España vamos a cambiar la ley por motivos sentimentales. No me molesta el mantenimiento de los chiringuitos pero me pregunto qué pasaría si alguien planteara que las edificaciones ilegales también son elementos identitarios del espíritu playero nacional. ¿Convocaría el Ministerio una comisión de expertos o un concilio?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios