URGENTE Muere un trabajador en Navantia San Fernando mientras trabajaba en las corbetas

No sé si habrá tenido ustedes noticias de la teoría del sándwich mixto, lo que el pensador Alain Deneault ha denominado la mediocracia: la sociedad donde los que ocupan puestos de responsabilidad son los mediocres. Un sándwich mixto no es ni la peor ni la mejor de las comidas, no es algo que pondría alguien en el menú de una boda ni algo que rechazaría en caso de no haber otra cosa. No provoca rechazo ni admiración : la mediocridad. Esa es la sociedad en la que vivimos. Dice Deneault que no es que nuestros políticos sean peores que antes, es que se ha elevado el nivel medio de la sociedad, los individuos somos ahora más listos que antes por lo que juzgamos con más rigor a quienes nos representan. Casi una traslación del principio de Peter, aquel que establece que en toda organización los mediocres tienden a subir hasta alcanzar el nivel máximo de su incompetencia, a base de adular al que manda. Somos una sociedad de aduladores, en el sector privado y en el público, tanto da. Nuestra relación con el poder es genuflexa, para vivir mejor y para prosperar, llegado el caso. En la Diputación contrataron desde el Campo de Gibraltar una empleada para dirigir Cultura de la mano de un conocido diputado del Partido Socialista. Durante años ocupó puestos de responsabilidad hasta que se jubiló y se hizo de Podemos : descubrió el movimiento radical cuando ya no estaba en una organización jerárquica, cuando su estatus no dependía de decisiones ajenas. Lo mismo podríamos decir de un conocido docente que fue concejal del Partido Socialista en el momento en el que este partido mandaba en la Junta , en medio de los escándalos de los ERE y la FAFFE , con el GAL, FILESA y la OTAN recién ejecutados. Luego quiso dejar la tiza y su partido le buscó acomodo en la Delegación de Educación. Cuando se jubiló vio la luz en el camino de Damasco, como Pablo de Tarso, y ahora es el más radical de Europa, critica duramente la política educativa de su antiguo partido(con toda la razón del mundo, por otra parte) de la que él, no lo olvidemos, fue partícipe, aunque podríamos citar a otros cuantos. Estos son ejemplos de la sociedad del sándwich de pollo, el auge de la mediocridad, el Principio de Peter , las lanzadas a moro muerto, las banderillas a toro pasado. Lo mismo se podría decir de algunos que se ponen el chaleco reflectante de eso que llaman Marea del Pensionista que disfrutaron de prebendas en activo y ahora van a asaltar los cielos ya que El Pedrín y Los Pabellones han cerrado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios