La Azotea

Pilar Vera

pvera@diariodecadiz.com

Chalecos

La tendencia de población indica que, dentro de poco, no habrá mucho de lo que hablar. Pero, por ahora, el debate existe, y es un debate muy interesante porque habla de maneras de entender el mundo y de la forma en que afrontamos cuestiones tan trascendentales como la transición ecológica. Una parte del conflicto la visualizaron los chalecos amarillos franceses: "Después de arrinconarnos, ¿venís a decirnos qué es lo correcto y a arrinconarnos aún más, urbanitas comedores de aguacates?". Aquí, es la España de los otros chalecos, los acolchaditos -la derecha- la que parece monopolizar el eco de la vindicación rural. Una vindicación que, más allá de infraestructuras y servicios, parece unida a la caza, el toro, los valores de mínimos y las fratrías eternas. Puede ser un buen momento para pensar más allá de ese cuadro y no dejar a esa España vaciada a la rutina de su suerte que, hasta ahora, no ha sido muy buena.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios