Sin ni siquiera dar las gracias a Canal Sur por la fantástica y muy rentable proyección del Falla durante 30 años, el Patronato del COAC ha cedido a Onda Cádiz TV todos los derechos del Concurso. Los carnavaleros movidos por la soberbia parecen encantados, pero los punteros están que trinan, porque la fiesta podría encoger en la misma proporción que sus ingresos. Lo más increíble es que el Ayuntamiento no sólo no es ajeno a la jugada, sino que es cómplice de esta arriesgada maniobra, que sólo se entiende en las aldeas más localistas y catetiles. Nadie comprende que el gobierno local haya animado al Patronato -como si le hiciera falta- a arrebatarle los derechos a la única cadena que se ha gastado millones y millones de euros durante décadas en llevar el Carnaval hasta el fin del mundo, y todo para cederlos a su propia cadena local. ¿Alguien ha pensado en la audiencia que se puede perder, más allá de la costosa inversión y la merma en los ingresos publicitarios? Canal Sur no oculta su malestar, porque la puja estaba tan marcada, que casi a la misma hora que los carnavaleros le daban una patada en el trasero, le empezaban a presionar para que pague por las semifinales y la final. Más le valdrá al Ayuntamiento convencer a la RTVA para que no renuncie, porque la vocación universal del Concurso está en juego y nadie ha explicado de dónde se obtendrá el dinero, algo que parece no preocupar ni a la oposición. Para los colectivos, parecía vital el directo en todas las sesiones, incluida la cantera, y ya lo tienen, porque Onda Cádiz no alterará los horarios. Pero tampoco Canal Sur se cerró en banda con estos detalles menores. Lo imperdonable, hay que insistir, es perder el norte y poner en riesgo la dimensión de la fiesta. Aun así, siempre será mucho más fácil garantizarla sentándose con Canal Sur por derecho y sin tratar de organizarle la vida y sus cuentas.

Puede que todo le salga a pedir de boca al alcalde, José María González, promotor junto con su equipo de la idea, de la mano del Patronato. Bajo este nuevo acuerdo, durante mes y medio, su gobierno dispondría de una herramienta tan poderosa como una televisión para intentar vender su gestión, con las coplas de fondo. Pero la decisión es tan caciquil como osada, porque si las tuviera todas consigo, no llamaría a Canal Sur al minuto para negociar. Por si falla esta vía, la propaganda local ya está lista para presionar a la RTVA, de locos.

Ahora toca esperar. Justo lo que no desean los autores, porque sus patrocinios, que se negocian a esta hora, se pueden ver notablemente reducidos, hasta que no se garantice a las firmas que el Concurso lo verán millones de andaluces. Aunque finalmente haya acuerdo, puede ser tarde para afianzar esta importante pata del negocio. Pero hay que destacar que aun siendo esto importante, no deja de ser lo de menos. Los que podrían poner el grito en el cielo son los andaluces -entre ellos muchísimos gaditanos que viven fuera, más que en Cádiz- que se pueden quedar sin ver el Concurso, por una falta absoluta de cintura. No todo el mundo lo seguirá por Internet. Con ello, si baja la audiencia, si las agrupaciones carismáticas no lo ven claro y al gaditano acaba por costarle más dinero, ¿dónde está el negocio?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios