El Carnaval municipalizado

El rescate es una forma de decirlo suave. Supone que el Ayuntamiento organizará el concurso y decidirá todo

Sorprende que los partidos políticos gaditanos ya proponen sin disimulo el rescate del concurso del Carnaval. El rescate es una forma de decirlo suave. En la práctica supone que el Ayuntamiento organizará el concurso y decidirá todo. Es decir, que lo van a remunicipalizar, como los servicios de las playas, o lo que estimen oportuno. El concurso del Falla ya estaba municipalizado en los tiempos de José León de Carranza y los siguientes alcaldes del franquismo. También siguió la gestión municipal con el socialista Carlos Díaz y con la popular Teófila Martínez, hasta que en los tiempos de ella optaron por la gestión del Patronato, atendiendo una petición de los colectivos del Carnaval, que después parece que se han arrepentido.

Cuando la gestión del COAC pasó al Patronato se festejó como un avance autogestionario. Recordemos que la Asociación de Autores, el colectivo primordial en las reivindicaciones, tenía entre sus cargos a personas próximas ideológicamente al PSOE y al PCE. Mientras que en el Ayuntamiento gobernaba el PP. La directriz que tenía Teófila Martínez con el Carnaval era sencilla: que le dieran el menor coñazo posible. Aún asumiendo que la pondrían a parir en las coplas, que ella aplaudía, total, qué más da.

Así que la misión a la que se entregó su último concejal de Fiestas, Vicente Sánchez, con toda abnegación, era imposible: pacificar el mundo del Carnaval, que de por sí no es pacífico. Y si se querían autogestionar, que se autogestionaran parcialmente con el Patronato, total, qué más da.

Cuando llegó Kichi al poder (y venía de una comparsa), empezó a darle cuele en el Patronato a representantes poco representativos. Así se lo ha cargado desde dentro. Por lo cual ha llegado a la conclusión de que se lo va a cargar de verdad. Así ahora propone la municipalización del COAC, que ya se le había ocurrido antes al PSOE de Fran González. Se ha quedado fuera de la lista podemita María Romay, la concejala de Fiestas, una muchacha que no tiene la culpa y que estaba harta de aguantar, y es joven y tiene otra vida por delante, y ahí os quedáis. Y el alcalde se ha quedado con la copla. Como quiere seguir, el COAC para él.

En esa idea lo apoyan algunos grandes autores del Carnaval, que un año no participan, otro año ganan premios, al siguiente se mosquean, después lo quieren municipalizar, y siempre llevan la razón, aunque digan lo contrario de lo que decían. Vienen tiempos difíciles para el Carnaval. Están creando un monstruo y no lo saben manejar. Eso sí, es el cante del pueblo municipal.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios