El Palillero

José Joaquín / león

Carnaval en Cuaresma

ENTRE las propuestas que se debaten para la reforma del Concurso del Carnaval de Cádiz, está la de buscar una fecha fija para la fiesta, en el entorno del 28 de febrero. Como los conozco, sé que ni el anterior presidente de los Autores, Miguel Villanueva, ni el actual, José Ramón Zamora, son en absoluto contrarios a la Semana Santa, ni a la Cuaresma; ni tampoco lo son algunos defensores de semejante propuesta. No se trata de buscar un enfrentamiento entre capillitas y carnavaleros, pero sí se debe apuntar, con rotundidad, que tal idea es un disparate.

Eso sería como volver a las Fiestas Típicas Gaditanas. Recordemos que se organizaban en el mes de mayo, en tiempos del alcalde José León de Carranza. No fue para cargarse el Carnaval, debido a su origen pecaminoso, sino porque en mayo hacía mejor tiempo que en febrero. Decían que había más lucimiento para las carrozas de la cabalgata, para los espectáculos de calle y para las casetas que pusieron en el antiguo paseo de Canalejas. Cuando murió Franco, todos los carnavaleros reclamaban que el Carnaval volviera a sus fechas tradicionales de febrero. Pues el Carnaval se fija junto a la Cuaresma, no lo olvidemos.

Establecer una fecha fija, en torno al 28 de febrero, significaría que el Carnaval de Cádiz no coincidiría con el del resto del mundo. Sería volver al sin sentido de unas Fiestas Típicas Gaditanas. Esto, a la larga, podría ser perjudicial para el propio Carnaval. Pues el interés de los forasteros quizá sería menor. Aunque esto resulte opinable, lo evidente es que afectaría a la celebración de la Cuaresma en Cádiz. En una Semana Santa como la de este año, con Domingo de Ramos el 20 de marzo, el Carnaval con sus Jartibles hubiera durado hasta el domingo anterior al Pregón de Jesús Devesa.

Por contra, en años venideros predominarán las Semanas Santas tardías. De las 10 próximas hay seis en abril y ninguna es temprana. Los Domingos de Ramos más adelantados serán los de 2018 (25 de marzo) y 2024 (24 de marzo). Pero la mayoría son abrileños, empezando por el próximo: el Domingo de Ramos de 2017 será el 9 de abril. Y hay otros muy tardíos: el 14 de abril (en 2019), el 10 de abril (en 2022), o el 13 de abril (2025). En los próximos años no se celebrará el Día del Padre en Semana Santa.

Con ello se quiere significar que adoptar semejante medida, además de ser inapropiado, es inútil e innecesario. No hay riesgo de Carnavales muy tempraneros, a corto ni medio plazo. No hace falta fastidiar la Cuaresma, ni volver a la Fiestas Típìcas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios