Tendremos un problema de espacio en las cárceles. Aquí en España, en contra de lo que la gente piensa, enviamos a un montón de gente a chirona y ya pudo decir Concepción Arenal lo que quisiera sobre la reinserción y la compasión que el pueblo (y esto de 'pueblo', como el de 'gente', es término complejo) grita que los chorizos, todos (menos los 'nuestros' -no te quiero contar la complejidad del término 'nuestros'-), tienen que estar en una celda. Es decir, castigo (a la porra Concepción) por chorizo, que es un embutido que no merece este apaleamiento. En la cárcel tendrían que estar aquellos que pueden dañar, que son peligrosos (físicamente), y explicarles que es malo ser peligroso. Y ellos entonces, o los psicólogos, que ya se confunden por sí mismos, deciden a qué llamamos ser peligroso. Los demás deben saldar deudas y pagarlas de un modo que socialmente sea útil. Y hay mejores fórmulas que una cárcel.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios