Hasta hace muy poco los gaditanos que salían a caminar o a correr sólo tenían que preocuparse de que no les atropellara un coche o una moto. Ahora se han multiplicado los peligros, como si de un videojuego se tratara, merced a la proliferación de patinetes eléctricos y al ligero repunte del uso de las bicicletas por la implantación del carril bici. El caso es que los coches y las motos siguen circulando como antes, pero se suman las bicis y los patinetes, estos sin normativa, que ya la aprobarán a la ligera cuando ocurra un percance serio, que es lo que suele ocurrir en España. Mientras, los peatones, andarines, caminantes y corredores se ven cada vez más relegados en esta ciudad. Digo yo que tendrían que ser los más mimados y cuidados, ¿no?, por encima de cualquier vehículo. Pues no es así. Pasear se puede convertir en un deporte de riesgo o en una actividad en extinción. Ojo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios