DE las cosas más peligrosas de este mundo es un tonto con tiempo y un ordenador. De ahí salen montajes, eso que ahora se llaman "memes" , fotos machacadas por el photoshop, chistes malos, vídeos adulterados y realidad virtual. En Cádiz a cualquier imagen le añadimos música de carnaval y queda muy gracioso, como la plantilla del Madrid a la que le cambias el sonido y le pones el "Me han dicho que el amarillo" , pa tirarse al suelo. O a Zidane diciendo "picha" con el resto de jerga trimilenaria. O a Cristiano Ronaldo como si fuera de Jerez. Es algo que deber ser graciosísimo porque la gente lo reenvía por guasap como el que ha descubierto La Atlántida. El Ayuntamiento de Cádiz tuvo como asesor a un tipo de Elche que según parece, además de ser anticapi y montar las plataformas para apoyar al Ayuntamiento al objeto de que cambiase el nombre de la Juan Carlos I, cuando estaba en nómina se dedicaba a este mundo virtual municipal . A pesar de que ya no es vecino de la Trimilenaria ha dejado una profunda huella en nuestros gobernantes. El Equipo de Gobierno se ha lanzado a mostrarnos una realidad virtual maravillosa, un mundo Matrix, por hacer la gracieta ahora que no vienen chirigotas chungas de Alcalá de Guadaira, Cadix: te tomas una pastilla azul, como la Viagra, que te transfiere a un mundo paralelo que el Equipo de Gobierno nos lo ofrece gratis, como cuando daban leche en polvo en la posguerra. Así hemos visto los Depósitos de Tabacos convertidos en un magnífico centro cultural, social y de emprendedores, signifique esto lo que signifique, gracias a los fondos europeos de la EDUSI. Ya veremos cuando nos llegue por Ali Express en qué queda la cosa. Luego nos enseñaron un teatro de verano rebautizado como Teatro del Parque por obra y gracia de no se sabe qué órgano administrativo dos años después de que la Universidad entregase el millón de euros pactado en convenio, lo que será más fácil porque el dinero está en la caja, suponemos que habrá servido para pagar, en parte, el dibujito. Ahora nos enseñan también cómo será el maravilloso mundo del Museo del Carnaval, para lo que llevamos 25 años desde que Javi Osuna, Valdivia y Martínez Ares empezaron, Teófila Martínez lo iba a llevar a la Plaza de la Reina, o como ahora se llame, y José María González lo trasladó al Palacio de Recaño el día que María Romay sacaba la lengua a la concurrencia para dar rienda suelta a su frustración por dedicarse a un tema chungo. Un montón de dibujitos modernos sobre cómo será el futuro Museo, interactivo, cultural, turístico, lúdico y no sé cuántas cosas más. Llevamos más de 10 días en un mundo virtual. Como decía mi padre: comer no comeremos pero joder…, joder qué hambre pasamos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios