Editorial

Cádiz y el 2012, tacita a tacita

NADIE dijo que el camino hacia la conmemoración del 2012 fuese a ser fácil. Más que encarar esa fecha con un esprint, hay que hacerlo como en una carrera de fondo, con la constancia como referente, sin bajar la guardia en ningún momento. El arranque de 2009, con la crisis como telón de fondo e incómodo acompañante en este viaje, permite albergar algunas esperanzas. No estarán ya, como habría sido deseable, todas las infraestructuras necesarias. Habrá que apañarse con lo que esté hecho y tratar de celebrar la efemérides lo mejor posible. Porque lo más difícil, lo que no se puede comprar con dinero, es la implicación de la ciudadanía, y para conseguirlo hay que seguir apostando por convertir a la ciudad en un referente constitucional a nivel mundial. A ello están ayudando tanto los viajes institucionales del Ayuntamiento de Cádiz por diferentes capitales iberoamericanas para ir haciendo el cuerpo a sus diferentes mandatarios y que empiece a sonarles eso del 2012. También acontecimientos como los vividos en las últimas semanas contribuyen a crear ese clima tan necesario en estos momentos: la entrega de los premios Cortes de Cádiz por parte del presidente del Congreso; la entrega del premio Cortes de Cádiz a la libertad para Álvaro Uribe en Madrid (con presencia de los Príncipes de Asturias); la celebración del primer Festival Internacional por la Libertad de Expresión en Cádiz; la entrega de los premios de periodismo europeo Salvador de Madariaga en Cádiz (con presencia de los Duques de Palma); el encuentro de bicentenarios de la independencia de países iberoamericanos este próximo fin de semana en Cádiz... Poco a poco, acto a acto, la proyección de Cádiz y el 2012 va abriéndose camino a pesar de las dificultades del momento, a base de esfuerzo e imaginación. Sembrando día tras día. Pero hay que insistir en la necesidad de que las diferentes Administraciones públicas trabajen conjunta y coordinadamente en esta conmemoración para que la proyección sea todavía mucho mayor. Quedan dos años por delante y hay que tener muy claro que todo suma.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios